domingo, 4 de enero de 2009

Crónicas de mi pueblo II... y de su gente

Clic para ver álbum ampliado
Pretender hacer una crónica fotográfica de mi pueblo es una tarea ardua. Aunque normalmente llevo la maquina fotográfica en el bolsillo, hay instantáneas que mientras la preparo ya pasaron, otras ya no tengo luz suficiente y por que no, otras cuando ocurren, normalmente las mejores, la maquina se me olvidó.
He decidido hacer álbumes pensando en ampliarlos. Ni tengo cámara buena y como fotógrafo dejo mucho que desear. Este pueblo al igual que toda Costa Rica esta cambiando a un ritmo de vértigo, por lo que solo pretendo dejar huella de lo que fue.
Ver mas imágenes y leer el resto
Desembocadura Rio Pánica
Clic para ver álbum ampliado
Cuando llegue a este, mi punto de destino por ahora, este país estaba en plena época de lluvias, y en mis paseos, desconociendo totalmente el terreno, llegue a la desembocadura de río Pánica. Dos cosas me llamaron la atención de él, sus aguas rojizas y su caudal. Los lugareños lo de las aguas rojizas les parece normal, pero desde el primer momento pensé, y sigo pensando, que el río nos esta avisando de la deforestación extrema a la que se esta sometiendo este precioso país. Ojala la cosa sea reversible, pero pienso que por donde pasan los humanos, ocurre igual que por donde pasaba el caballo de Atila, que jamás volvía a crecer la hierba. En cuanto al caudal de estos ríos que tienen que soportar seis meses de lluvia tropical, no me entra en la cabeza que se hable de escasez de agua. Pienso en África, en su desertización, cosa que llegara aquí si continúa la deforestación, y en las personas que allí viven, las cuales se tienen que desplazar kilómetros para obtener una cantara de agua completamente contaminada: Unos tanto y otros tan poco, cosa que ocurre en muchos ordenes de la vida.

Bar los gitanos
Clic para ver álbum ampliado
Mucho me han hablado de las variadas formas que he tenido este local para bebidas. También me extraño su nombre Bar los Gitanos, el cual me dicen fue fundado por un español errante y de ahí lo de los gitanos, pueblo nómada donde los haya. Algún día colocare en este lugar el listado de los alcohólicos que han sido famosos, por sus diferentes formas de exteriorizarlo, en este pueblo y que tenían en este lugar su punto de suministro.
Dejo constancia de su última transformación como consecuencia de la ley de costas la cual no permite construir a cincuenta metros del rompeolas.

Época de lluvias
Clic para ver álbum ampliado
Me decía un dominicano vecino mío: Estoy hasta las narices de tanta lluvia (Completamente seguro que fue distinta la forma de decírmelo), a lo que yo le conteste que la lluvia era bonita y que no apreciaban el bien tan necesario y que tanto abunda por estas tierras. ¡Hombre…! me dijo, bonita un día, pero seis meses sin parar no hay ser humano que lo aguante. Posiblemente sea verdad, pero a mi me sigue encantando. No han observado que la gama de verdes, a la que me he referido aquí en alguna ocasión, se va apagando para disgusto de nuestra vista.

Comida que me prepara Betty
Clic para ver álbum ampliado
Integrarse en el lugar en el que vas a vivir, significa hacerlo en todos los aspectos de la vida, y la comida es uno, y bastante importante, porque de ella depende incluso el carácter de las personas, razón por lo que desde el primer momento de mi estancia, me marque el comer como lo hacían en una casa de familia media. Me busque a Betty y le dije que de lo que hicieran de comer en su casa, apartara un plato y me lo trajera.
Es uno de los pocos sacrificios que estoy haciendo aqui. ¡Odio los frijoles y el arroz!, hecho de menos mi aceite de oliva y una buena tortilla de papas.

Futbol y balón bolea no faltan en la playa


Ahora comprendo un poco mas el por qué de Brasil salen tan buenos jugadores de futbol. Desde que llegue y me iba a la playa a contemplar los atardeceres, es raro el día que no veía a la juventud y a la menos juventud jugar su partido de futbol en la playa, descalzos, dos porterías hechas con los palos arrojados por la mar y con sus propios reglamentos; cada cierto tiempo y contando los segundos hacia atrás como si el lanzamiento de un cohete se tratara, salían a descansar unos y entraban otros
Con la llegada de los foráneos a pasar sus vacaciones, el futbol ha decaído y se juega mas al balón bolea. Ha pesar de en mi juventud haber jugado a este ultimo, me gusta bastante mas el futbol y puedo asegurar que entre los jugadores había verdaderas figuras.

Barcaza antes de su reparación

Barcaza después de su reparación
Son varias las teorías que he escuchado sobre la utilidad para la que fue fabricada esta cosa flotante. El final de la misma es que Manuel se hizo con ella, le construyo encima algo parecido a un camarote, la fondeo frente a su casa y por las noches se iba a dormir a ella. No tiene panga (barca), por lo que imagino que para llegar a hasta ella, lo hace nadando. Se encontraba en malas condiciones y le ha llevado varios días repararla y pintarla.
Me dicen que en su casa la familia es abundante, razón por lo que, supongo, necesita su momento de tranquilidad. No soy el único loco que piensa que la soledad, no solo es bonita sino necesaria.

A las fiestas les cuesta acabar
Me decía un nica que en este país el que pasa hambre es porque quiere, que cuando él estaba sin trabajo cogía una cuerda (sedal), se iba al muelle y no era mucho el tiempo necesario para coger un par de kilos de pescado y si le sumamos que las playas están llenas de leña arrojada por los ríos, razón no le faltaba, pero no solo de comer vive el hombre y cuando yo dije de buscar una mujer para que me hiciera la comida, me lavara la ropa o me limpiara la casa, voluntarias abundaron. Acabaron las fiestas pero aun había mucha goma (resaca) y gente que se resistía a dejar de divertirse.
El restaurante, ya no era utilizado por el comité (AA de VV) por lo que una señora mayor ayudada por hija y nietos con unas buenas ollas cocinadas por ella, vio la oportunidad de sacar un dinero extra o quizás necesario. Lo que mas me llamo la atención, la naturalidad con la que lo hacia. No me imagino, en el país en el que abandone, alguien con necesidades haciendo esto; su autoestima, equivocada por supuesto, podría más que el hambre.

Ronaldinha
Que en la presentación de una figura del futbol, este haga una demostración de sus habilidades golpeando el balón con ambas piernas sin permitir que este se pose en el suelo, es algo a lo que estamos acostumbrados, pero verlo en una niña y además haciéndolo mejor que cualquier figura al menos de las por mi conocidas ya no es tan normal. Cuando pretendo plasmar en una imagen en movimiento como seria el picado de un pelicano, procuro coger varias con la esperanza de que en alguna de ellas capte lo que pretendo; pues bien a esta Ronaldinha fueron unas diez y mi sorpresa es que en todas ellas el balón estaba en el aire. Aquí no acaba la cosa, ella junto con otra amiga y otros dos amigos hacen un partidillo, y al verla jugar lo primero que se me vino a la cabeza fue Zinedine Zidane; la pelota parecía la llevaba pegada a los pies, mas que jugar al futbol daba la sensación de que bailaba ballet con él. Como buena figura se lesiono privándonos del espectáculo.

La maldita droga



Son los inconvenientes de mi mesa de tertulia; a veces se sientan en ella personas no deseadas. Estábamos sentados tres hablando de lo divino y de lo humano, cuando nos piden permiso otros tres para hacerlo. Extraña gente la que se incorpora.
Mi primera pregunta es que hace una niña como ella con dos hombres como esos, pero no es mucho lo que tardo en salir de dudas, ella es adicta a las drogas y entre ellas el guaro.
Dije al principio que siempre llevo la cámara fotográfica encima, y no recuerdo que me llamo la atención y saque una foto. Ella me pidió que la fotografiara, pero por mucho que le insistí que fuera ella misma, quería ser una matahombres y lucir en las imágenes como tal. No hubo forma de captarla como la niña que era.
Que ella como tal drogadicta buscara quien le costeara la droga, con todo el dolor de mi alma, lo comprendía, pero que hubiera seres tan sin escrúpulos, como el lascivo de la coleta (jamás había tirado una foto que lo describa mejor), al cual por supuesto no voy a desfigurarle la cara para hacerlo irreconocible, sino todo lo contrario, deseo que todo el que lo vea por la calle sepa que es todas las acepciones del anterior adjetivo (lujurioso, impúdico, obsceno, incontinente, libertino, libidinoso, vicioso, rijoso, voluptuoso, deshonesto y mas que se me ocurren aunque la madre no tenga ninguna culpa).
Alguien que le conozca podría decir que el también es un drogadicto, pero me niego a reconocer que la droga anule por completo nuestro sentido de la responsabilidad.
Aunque no es la primera vez que hablo de la droga en Costa Rica, no deja de ser la crónica negra de mi pueblo.

Mónica merece álbum aparte

Clic para ver álbum ampliado

Qué decir de Mónica. De ella destacaría su sonrisa, pero no dejaría atrás su habilidad para deshacerse de las moscardas, que no son pocas, que a ella se acercan, con intenciones que todos imaginamos sin hacerles un feo delante de la demás gente. Es muy atractiva pero lo que puede que muchos de los que la han tratado no aprecien, es que mas que guapa es inteligente.
Aunque para ella su vida ha sido una mas, se que ha sido difícil.
Los motivos por los que solía venir por mi pueblo han desaparecido, razón por lo que puede que nos prive de su presencia. ¡Por favor Mónica!... Visítanos de vez en cuando, nunca dejare de ser amigo tuyo.


Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

maria dijo...

Es muy hermoso tu pueblo, que bueno que alguien rescate lo bonito que tiene aún. A mi en lo personal que tengo toda la vida de visitarlo me a tocado ver muchos cambios que ni tu te los imaginas pero sigue siendo bello. Que disfrutes de tu playa y que la pases muy bien, y muy buenas fotos de verdad.