lunes, 29 de diciembre de 2008

A un pederasta de Atenas, Costa rica

No se lo digas, no la martirices, no rompas sus ilusiones.
Deja que la vida abra sus ojos y la llene de la sapiencia que aún le falta.
Sabes que no debes, que no puedes hacerlo, que ella no te pertenece.
Pederasta.


Publicado en

No es contigo con quien me despertado pensando, pero por extrañas circunstancias de la vida mi cerebro me ha llevado hasta la piltrafa humana que eres. Dale gracias a tu dios que aunque se de tu existencia y de parte de los crímenes que has cometido (para mi lo que has hecho es peor que un crimen), desconozco tu nombre y demás datos, porque si los tuviera los haría públicos, sin ningún tipo de remordimiento, para que todos supieran quien eres, sin temor a que la justicia fuera a mi a quien castigara puesto que en este mundo tan hipócrita no existe el delito de pederastia como tal, sino que se encuentra subsumido en el delito de abuso por falta de consentimiento. Al parecer a ti te da igual, puesto que no tienes ningún reparo, en platicar, como decís por aquí, con todos los familiares de una de tus victimas los cuales saben de tu enfermedad mental. Que sepas que también los desprecio porque no se como los has intimidado para conseguir no solo que no te recriminen sino que no te denuncien.
Se os tienen por enfermos mentales, y yo también lo he sido, pero con una gran diferencia, que mientras yo solo pensaba en la muerte como liberación de mi gran dolor del alma, tu solo piensas en tu placer, importándote un carajo el daño extremo que causas, en este caso, a las niñas que has martirizado y que por mucho que ellas digan lo contrario jamás borraran de su mente el dolor/pena que les infligiste. Sabrás que durante toda su vida se creerán sucias, olerán tu pestilente sudor y escucharan tus asquerosos jadeos como si de una voz de ultratumba se tratara.
No soy partidario de la pena de muerte, pero contigo y los de tu especie, sin dudarlo, os aplicaría la ley de Talión, pero en vuestro caso, justo a la inversa, con una pena equivalente, en vez de con una pena idéntica. Me encantaría que por cada vez que hayáis cometido este crimen seáis sodomizados, por el mayor miembro viril que en el mundo haya sido. Por otro lado pienso que sois tan pervertidos que puede que hasta os gustara.
Si alguien lee esto y sabe su nombre que me lo diga, lo agradeceré. Podéis decirlo como anónimos y nadie sabrá de vuestra existencia.
Por otra parte todo el que sepa de un caso y siga la política del avestruz, merece mi desprecio; seguro no han recapacitado en lo indefensos niños/as y en su inocencia.

Búsqueda en Google de:

viernes, 26 de diciembre de 2008

Lo correcto y lo incorrecto… ¡He aquí el dilema!

¡Dios!...Que difícil es expresar lo que uno piensa intentando que la persona a la que quiero trasmitírselo se de por aludida, no ofendida y que no haya victimas por el camino.
Jamás me he sentido tan libre como en la actualidad, pero en estos momentos pienso que la libertad también tiene que pagar peaje. Me pregunto si no es conveniente en determinados momentos ceder parte de ese bien tan escaso en la gran mayoría de las personas y dejarse arrastrar por la vorágine de las circunstancias que te rodean; circunstancias que para nada has buscado. En otros momentos de mi vida, puede que estuviera, como mínimo, irritado, pero es tal el estado de bienestar en que me encuentro que difícilmente me puedo sentir mal no ya conmigo mismo sino con nadie que me rodee.
Si, se me apetecía estar con una persona y pondría mi mano en el fuego que a ella igualmente le apetecía estar conmigo, intervinieron las circunstancias y ninguno de los dos llevamos a cabo lo que anhelábamos. ¿Quién de los dos fue el culpable?... Lo fácil para mi seria decir que recurrió a otras personas, en alguno de los casos muy inocentes personas, para un acto discriminatorio, que en anteriores charlas debía haber, al menos, intuido que van en contra de mis principios. ¿Se merece lo/la/el discriminado este sacrificio por mi parte? No voy a entrar a juzgar a personas o circunstancias.
Es curioso que la muy inocente persona, me había dicho esta tarde que era muy bonito lo que estaba haciendo con lo/la/el discriminado, por lo que transmitiéndome el acto de discriminación y sabiendo que es muy inteligente, debió tener su lucha interior.
¿He hecho lo correcto?... Tampoco me voy a juzgar a mí mismo, simplemente creo que el mundo esta, o lo hemos hecho, así de mal/o, pero continúa.
Espero no pasar por muchas pruebas de este tipo.

Búsqueda en Google de:

jueves, 25 de diciembre de 2008

Cerámicas y abalorios que vende Javier en el Hotel Barceló de la Península de Nicoya

Le prometí a mi amigo Javier colocar en este blog imágenes de los productos que vende en el emporio turístico de Barceló.

Ocarinas






Todos estos animales se ven en una sola ocarina a la que Javier llama el tucán.





Estos tres a la tortuga.





Por ultimo estos en el armadillo.

No es mucho lo que conozco de la orfebre que diseña/ modela estas preciosas ocarinas, pero si lo suficiente como para saber que estos trabajos de artesanía, no pasara mucho tiempo antes de que desaparezcan. Su nombre es Carmen, vive en San José y al no poder subsistir con las ganancias que les dejan estas joyas, ante la falta de pedidos, limpia una escuela y las casas que le ofrecen. ¡Verdadera pena!

Collares/ brazaletes diseñados/hechos por Javier













Hotel Barceló
Con todo el dolor de mi alma promociono una cadena de hoteles, pero todo sea por Javier. Si con esta entrada consigo que venda uno solo de sus productos me doy por satisfecho.

Búsqueda en Google de:

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidades en soledad

Solo tengo buen recuerdo de las navidades de mi niñez. Eran tiempos en los que entre otras cosas existía la familia.
Son algunas las navidades que he pasado haciendo la correspondiente guardia en los buques en los que navegué y recuerdo que mi pensamiento, en aquellos momentos, era que mientras el resto del mundo se divertía, yo estaba haciendo algo importante.
Con posterioridad, y hasta que murió mi padre, bajaba al pueblo donde nací, donde aun las celebrábamos en familia, pero cuando este desapareció, me dije que yo ya tenia la mía propia y con ella las celebraría.
Han sido fiestas que en general nunca me han gustado. No comprendía que nadie me dijera cuando tenía que estar en familia, cuando tenía que divertirme o cuando reunirme con los compañeros de trabajo para comer.
En la actualidad, no se en el día en que vivo, ni quiero saberlo, cualquier día es bueno para pasarlo bien o para que te ocurra algo extraordinario, pero a través de este medio que es internet es raro el día que no me comunico con contadas personas del mundo que deje y sin querer te transmiten eso que llaman el espíritu navideño, ese en el que no faltan peleas entre familiares que no ocurren el resto del año y en el que todo el mundo esta deseando que pasen.
Recuerdo el bombardeo mediático, incitándote al consumismo, escuchando villancicos hasta en la sopa, y diciéndote que lo pasaras en compañía, con el único fin del intercambio de regalos.
Algunas familias de por esta parte del mundo, hace algunas semanas, me decían que las pasara con ellos y yo me encargaba de trasmitirles que prefería pasarlas solo, entre otras cosas porque al elegir a una, bajo mi punto de vista, les hacia un feo a las demás, pero ya que estamos en ellas, escribo esto el día veinticuatro, nadie me lo ha vuelto a repetir, no se si porque captaron el mensaje, o bien porque para ellos sea una molestia pasarlo con un extraño; por la causa que fuere eso es lo que deseaba de corazón.
Aunque para nada quería rememorar estas fiestas, pero ya que las he traído a mi mente sin querer me acuerdo de África.
También iba a desear felicidad a quien se la merezca, pero no quiero ser presuntuoso.
Otro mito, la soledad. De ella hablan, generalmente los que no la han pasado, como si de la peste bubónica se tratara, y nada mas lejos de la realidad, para mi ha sido una de las experiencias mas bonitas que he tenido.

Búsqueda en Google de:

domingo, 21 de diciembre de 2008

Fiesta de los animales. El pizote

Esta mañana Jose viene a limpiar la piscina y me dice que salga; mis vecinos los monos que hacia días que no me visitaban, hoy los tengo de fiesta porque no paran de gritar. Los observo mejor que nunca, porque mi hija me ha mandado los prismáticos que tenia en España. Me llama la atención como seleccionan las hojas que se comen.
Llama mi amigo Javier y me dice si quiero saludar a su amigo el . Me había hablado de él pero no terminaba de creérmelo. No es mucha la distancia que estoy de su casa, así que voy deprisa, cámara en ristre, pensando que cuando llegara no iba a estar. Javier me dice que me acerque pero sin pensar en hacerle daño. Le estaba dando tortitas de maíz, y si hubiera tenido mas comida hubiera estado con nosotros todo el tiempo necesario para hartarse de comer. De hecho nos vinimos porque Javier se iba a su negocio y él se quedo allí rebuscando los trozos que se le habían caído.
Ver mas imagenes Según me cuenta no es normal verlos por esta región del país, pero este llego de joven y se quedo.
He disfrutado con él. La aproxima le llevare comida.



Ya creía haber acabado la fiesta cuando comiendo, escucho demasiado cerca de mi a los dos pollillos que le han quedado a “mi gallina” . Por fin se ha decidido a sacarlos de su escondrijo. Les echo pan.

Definitivamente no acaba.

Al atardecer en la playa



Búsqueda en Google de:

Costa Rica y Australia

Friends Marlon and Ricardo, as he promised he put into my blog. Not if you follow this when veáis tour of Latin America or you have already returned to your country Australia. In any case where you wish happiness.
I believe in tardareis forget the moments we spent together at the beach, especially for the things of Javier, the fool. He is well.

Búsqueda en Google de:

miércoles, 17 de diciembre de 2008

De Cullar Vega al Golfo de Nicoya

Son muchas las cosas que me indican que mi forma de ver el mundo va cambiando a ritmo acelerado. Ayer estuve en Puntarenas, y durante el viaje de vuelta durante la travesía del Golfo de Nicoya, por extrañas jugadas del cerebro, me vino a la memoria los tres años de retiro que estuve en mi casa de Cullar Vega. Una vez a la semana, cogía la moto (¡Como me acuerdo de mi vieja Tenere!) y me llegaba al pueblo para proveerme de lo que para mi era imprescindible, el tabaco, las medicinas, las revistas y algunos dulces, perfectamente recuerdo que mis preferidos eran los de cabello de ángel, y esporádicamente paraba en la tienda de Fernando, tienda de pueblo en la que encontrabas de todo. Ese día era un verdadero suplicio; estaba tan ensimismado en mi aislamiento, que mezclarme con la gente me suponía un sacrificio; fue mas de una las veces en que por acabar cuanto antes, no completaba el recorrido y la moto que en la ida se negaba a andar, a la vuelta, no solo andaba ligera sino que hasta el sonido de su motor me sonaba a música celestial.
Leer resto, ver más imágenes y pequeño vídeo Desde que estoy en mi nuevo pueblo, son muchas las veces que he salido de él, bien al pueblo principal, a San José o a Puntarenas. Ya me cuesta trabajo recordar cuantas veces he atravesado el Golfo de Nicoya, unas veces solo y otras acompañado. Ayer precisamente lo hice solo, me llegué a Puntarenas a Migración para resolver unos documentos de mi visa aun como turista, y lo que antes en Cullar Vega era un sacrificio, con la ansiedad a flor de piel, aquí y a pesar del viaje durar un día, lo paso como un enano y al volver tengo la sensación de venir cargado de energía. El autobús que en teoría tenia que pasar a las seis, por motivos que desconozco se retrasaba, por lo que sospechaba que perdería el ferry, cosa que no me preocupaba, diciéndome, si no cojo el de las siete cogeré el siguiente y si no tengo tiempo de resolver lo que allí me lleva, hago noche en el Hotel la Punta, del que tan gratos recuerdos tengo. El conductor del autobús no solo no iba estresado por ir con retraso, sino que mantenía una tertulia, entre grandes risotadas, con dos viajeros de los muchos que iban de pie a falta de asientos por ir superlleno. Posiblemente haya un acuerdo entre las empresas de autobuses y en este caso una embarcación solo para personas, allí estaba esperándonos. Recuerdo la gente en los autobuses de aquel lejano país, semidormidos, sin cruzar una palabra con su vecino de asiento y pensando en el día insufrible que les esperaba en el trabajo. La gente que viajaba en el barco no solo hablaban entre ellos, sino que era tal el murmullo que apenas dejaban escuchar el sonido del motor. Yo para no ser menos y a pesar de confundirme con un gringo termino hablando con uno de ellos.

video



Cuando llegue a este país no daba un paso sin coger un taxi, ayer diciéndome que tenia tiempo sobrado, fui andando, observando a las gentes, sus comercios y preguntando. Dos cuadras y a la derecha quinientos metros, fue alguna de las respuestas. En Migración donde no había nadie, cosa rarísima me enrolle con los tres funcionarios, alabe a la muchacha diciéndole que había sido muy amable conmigo, hable del futbol español con los otros dos y estoy seguro me ayudaran en los próximos trámites de mi residencia. Al banco a sacar dinero, los cajeros no funcionaban, pero tranquilamente no solo espero sino que mantengo mi conversación con una señora embarazada a la que quise ceder mi vez a lo que ella se negó. Aquí por mucho que se retrase, todo llega, así que para que puñetas el estrés; saque el dinero, nuevo paseo hasta el ferry, me siento en una soda a tomar un refresco hasta que abran la venta de tiquetes, y cuando lo tengo me llego al Hotel la Punta a saludar al dueño, un muchacho canadiense que vino a conocer mundo en moto y al final se quedo aquí. Esta vez si navego en el ferry, mucho gringo de mochila, y termino hablando con uno de ellos ofreciéndome para guiarlo a la hora de coger el autobús.

Vuelta a mi pueblo, un par de baños en la piscina y aún tengo tiempo de irme a los banco de la playa a ver el atardecer en la bahía. Cosa extraña hoy no tengo tertulia, pero hace una noche estrellada.



Búsqueda en Google de:

lunes, 15 de diciembre de 2008

Enfermos y retrasados mentales (castrojas)

No, no pretendo dar aquí una lección magistral sobre enfermedades mentales aunque debido a la que pasé, estudié bastante sobre ellas y bastante sé de las mismas; aquí me voy a referir a los retrasados mentales y tampoco lo hago en términos médicos, sino a esos seres estúpidos que por desgracia abundan en este mundo y que siempre me han fastidiado. En el pueblo donde nací los llamábamos castrojas y su definición seria la de un tipo/a corto de entendederas y conocimientos nulos.
También es verdad que en lo que me propongo procuro llegar al fondo de la cuestión de la que se trate y en el caso de este blog lo tengo bien preparado. Entre otras cosas se perfectamente quien acude a él, y no solo eso sino que se si el que me visita es o no un/a castroja. Pues bien desde España, y afinando un poco se que desde Andalucía y a partir de aquí sospecho que desde Granada, me visita uno/a cuyas entendederas están bien jodidas, porque va a hacer que mi blog estalle, tales son las vibras negativas que le trasmite
Si tan corto/a de entendederas eres, el por qué no te dedicas a leer el Quijote que le hará mas bien a tus jodidas neuronas que este pobre blog escrito por alguien cuyas únicas pretensiones son recordar momentos agradables que paso en este país al que vine huyendo de personas como tú. Te lo agradeceré enormemente… ¡Olvídame coño!

Búsqueda en Google de:

domingo, 14 de diciembre de 2008

Degradación del planeta Tierra

Mucho se habla del final de la edad del petróleo, los costos de descubrir y refinar suficientes reservas se volverán insostenibles, pero la energía es solo una parte del problema. Estamos agotando los recursos naturales del mundo y degradando de una manera importante el medio ambiente. Cada veinte minutos desaparece una especie animal o vegetal, y cada año se pierden más de 26.000 especies… Más del 80% de los arrecifes de coral del Caribe ha desaparecido desde la década de 1.970… Más del 50% de las zonas húmedas ha sido destruida desde 1.900… Mas de la mitad de las especies de peces esta siendo explotada al máximo o ha sido agotada…
Leer el resto Cada año desaparecen 24.000 millones de toneladas de tierra fértil… Cerca de una tercera parte de la superficie del planeta esta amenazada por la desertización… El 80% de los bosques originales del planeta ha sido talado o degradado y 162.000 kilómetros cuadrados de bosque húmedo tropical son destruidos cada año... Las capas freáticas son alarmantemente bajas en muchas partes del mundo y, además, se reducirá un tercio más en el curso de los próximos veinte años… Más de mil millones de personas están regularmente expuestas a niveles de contaminación interna del aire cien veces mayores que las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, y dos millones mueren por ello al año… Cada año se botan al mar tres veces mas basuras que el peso total de de todos los peces producto de la pesca… Cada hora, los estadounidenses tiran a la basura 2,5 millones de botellas de plástico.
A estos datos únele los que en su día describí en y en

Fuente: La Década decisiva de Eamonn Kelly


Búsqueda en Google de:

viernes, 12 de diciembre de 2008

A la tercera la vencida. Conocer san José

Todo es según el color del cristal con que se mira, y esto viene a cuento de las diferentes formas de ver el mundo que nos rodea, dependiendo de la mentalidad, el estado de ánimo y una serie de circunstancias que no nos dejan ver la esencia de lo que miramos.
La primera vez que visite San José, venia con mi mentalidad de europeo y la vi como una ciudad larguirucha, sin edificios altos, tan acostumbrados a los que estamos, con casas que me parecieron viejas y de un tipo de construcción vetusto.
En mi segundo viaje, entre las putadas que me gastaron en la embajada española, la repetición de documentos, la falta de timbres en los mismos y el tener que pernoctar en la misma sin tenerlo previsto, hicieron que mi estado de animo fuera el de un ser furioso que no me permitía ver a dos palmos de mi nariz. Ayer fue mi tercer viaje y a pesar de gastarme parecidas bromas al del segundo, mi amigo Javier empezó por llevarme a desayunar al mercado central con el que empecé a alucinar, alucinación que fue en aumento, conforme me iba llevando por sitios que pocos como él conocen. Hacia muchos años que no disfrutaba como lo hacia ayer, y seria difícil describir mis emociones por lo que voy a colocar las fotos que fui tomando y en algunas pondré comentarios. Puede que el que las vea les parezcan las típicas fotos de un turista, pero para mí cada una es una pequeña historia.
Leer el resto y ver mas imagenes Como iba a imaginarme que en plena avenida principal, iba a existir un mercado construido en 1.880, en el que se podía encontrar cualquier cosa imaginable. Aunque no guarden ninguna relación, me recordó a los zocos árabes.







Eran las nueve de la mañana cuando Javier decidió entrar en el Mercado Central a desayunar. Había cantidad de restaurantes si es que se les puede llamar así. Pidió una “olla de carne” (Hay diferentes tipos de ollas). El plato, el cual iba acompañado de su buen tazón de sopa, no se lo saltaba un galgo. Yo hubiera tenido comida para una semana. ¡Con que apetito se lo comía!

Un día de diario y la cantidad de gente que había hacia difícil el caminar.

Aunque no se vea en la imagen cuando Javier le cogio la mano a la estatua de Botero para que lo fotografiara, los/as que por allí pasaban se destornillaban de risa.



En plena calle un concurso de coros infantiles.

Son varios los grupos de músicos que vi cantar acompañados de sus guitarras y que viven de las monedas que les echan los que por allí pasan. Pienso en la poderosa televisión que en un concurso de mierda, hacen famosos a niños/as sin más meritos que su belleza.







Son varios los años que Javier vivió en San José, y entre los diferentes “oficios” que desempeñó, uno fue, a la puerta del teatro nacional, vender una moneda para coleccionistas, la cual se quito de la circulación porque aparece la bandera de Francia en vez de la de Costa Rica.













Este grupo tocaba música andina.







La historia se repite. Llevamos los documentos a la Dirección Nacional del Notariado, a Xionara, bonita muchacha, que no se le escapa una, nos dice que están mal. Vuelta al notario a que los corrija y a comprar mas timbres cosa que daba por echo que faltarían.
Para algo tenia que valer tanto viaje; Xiomara que me confeso que a los españoles no podía verlos, me dijo que al ver que después de tanto puteo, me lo había tomado a broma, había cambiado su concepto de los mismos.







Junto a la estación de autobuses, nuevo mercado, muy similar al de la avenida principal, en el que como es lógico Javier vuelve a tomarse otro platazo de comida.





Las cosas de Javier

Todo me tenía que ocurrir en este viaje. En el autobús de vuelta, conocimos a Graciela y a Eleonora, dos españolas que aparte de ser preciosas muchachas, son valientes y decididas. Empezaron hace dos meses su viaje en Méjico, y utilizando todos los medios de transporte a su alcance, incluyendo una avioneta, y sin reserva en hoteles, han recorrido toda America central. Lo pasamos bastante bien.
Iban a un pueblo cercano al mío. Lastima que son muy pocos los días que les queda para volver a España.


Búsqueda en Google de: