lunes, 29 de diciembre de 2008

A un pederasta de Atenas, Costa rica

No se lo digas, no la martirices, no rompas sus ilusiones.
Deja que la vida abra sus ojos y la llene de la sapiencia que aún le falta.
Sabes que no debes, que no puedes hacerlo, que ella no te pertenece.
Pederasta.


Publicado en

No es contigo con quien me despertado pensando, pero por extrañas circunstancias de la vida mi cerebro me ha llevado hasta la piltrafa humana que eres. Dale gracias a tu dios que aunque se de tu existencia y de parte de los crímenes que has cometido (para mi lo que has hecho es peor que un crimen), desconozco tu nombre y demás datos, porque si los tuviera los haría públicos, sin ningún tipo de remordimiento, para que todos supieran quien eres, sin temor a que la justicia fuera a mi a quien castigara puesto que en este mundo tan hipócrita no existe el delito de pederastia como tal, sino que se encuentra subsumido en el delito de abuso por falta de consentimiento. Al parecer a ti te da igual, puesto que no tienes ningún reparo, en platicar, como decís por aquí, con todos los familiares de una de tus victimas los cuales saben de tu enfermedad mental. Que sepas que también los desprecio porque no se como los has intimidado para conseguir no solo que no te recriminen sino que no te denuncien.
Se os tienen por enfermos mentales, y yo también lo he sido, pero con una gran diferencia, que mientras yo solo pensaba en la muerte como liberación de mi gran dolor del alma, tu solo piensas en tu placer, importándote un carajo el daño extremo que causas, en este caso, a las niñas que has martirizado y que por mucho que ellas digan lo contrario jamás borraran de su mente el dolor/pena que les infligiste. Sabrás que durante toda su vida se creerán sucias, olerán tu pestilente sudor y escucharan tus asquerosos jadeos como si de una voz de ultratumba se tratara.
No soy partidario de la pena de muerte, pero contigo y los de tu especie, sin dudarlo, os aplicaría la ley de Talión, pero en vuestro caso, justo a la inversa, con una pena equivalente, en vez de con una pena idéntica. Me encantaría que por cada vez que hayáis cometido este crimen seáis sodomizados, por el mayor miembro viril que en el mundo haya sido. Por otro lado pienso que sois tan pervertidos que puede que hasta os gustara.
Si alguien lee esto y sabe su nombre que me lo diga, lo agradeceré. Podéis decirlo como anónimos y nadie sabrá de vuestra existencia.
Por otra parte todo el que sepa de un caso y siga la política del avestruz, merece mi desprecio; seguro no han recapacitado en lo indefensos niños/as y en su inocencia.

Búsqueda en Google de:

5 comentarios:

maria dijo...

NO HE SENTIDO NUNCA IMPORTARLE A ALGUIEN COMO PERSONA COMO LO SIENTO AHORA, AUNQUE ESTOY SEGURA DE QUE ESO LO HARIAS POR CUALQUIER PERSONA QUE TE NECESITARA COMO AMIGO. ESTOY MUY ORGULLOSA DE HABERTE CONOCIDO Y FORMAR UNA PARTE DE ESTA HISTORIA. NADIE LE HUBIERA DICHO DE TAL MANERA LO QUE SE MERECE. GRACIAS

Bettina dijo...

Este es un tema,para mí, de capital importancia porque cualquier abuso a un menor es el crimen máximo,a mi entender y es porque ,simplemente, el menor es un ser totalmente indefenso y éso por lo que lo considero "crimen capital".
Yo sí estoy con la pena de muerte y sé que los que no la aprueban aducen que no podemos "juzgar" y yo pregunto:
¿ Acaso no ha "juzgado" ya el que comete el crimen? No tenemos derecho, en ésa circunstancia, el juzgarle también a él y privarle ,también de la vida?
Aunque ,como bién dices,quizá fuera poco el condenarle a muerte ...y entiendo tu sentir. Pero también desapareciendo ....sería un pederasta menos en el mundo.
Desgraciadamente, la única manera de parar ésta horrible afrenta es que las familias con niños cuenten con clara y precisa información para protegerlos y denunciarlos encontrando en la justicia un durísimo castigo,tal como trabajos forzados ....perpétuos.
Hartos estamos en España de las rebajas de pena de cárcel.
Este es otro tema a tratar...
El crimen lo ha cometido el pederasta, tu eres tan inocente y digna como la que más ! No permitas que ésa basura humana te quite la felicidad,tú eres la víctima y jamás puedes sentirte sucia, eres pura y házte fuerte y camina con la frente alta.
Un abrazo muy tierno !

José Manuel dijo...

Mi buena amiga Bettina, también comprendo tu indignación ante semejantes pervertidos; sopesaríamos la tuya con la mía en una balanza y puede que la mía fuese mayor, pero eso no quita para que no estemos de acuerdo en lo de la pena de muerte. Si lees lo que en su día escribí sobre el dolor que causa la muerte, por decirte una el de la muerte en la guillotina, sufre dos segundos de dolor extremo. ¿Dos segundos de dolor por todo el que ha causado él en esta vida? Me parece ser demasiado benigno con ellos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

YO QUISIERA MATAR A MI PADRASTO EL ABUSO DE MI DESDE LOS 6 A 10 AÑOS Y NO LE HE CONTADO A MI MADRE POR PENA CREO QUE ME VOY A IR DE LA CASA, AYUDA, AYUDA, EL ES JUAN MANUEL FLORES CUEVA, TRABAJA EN LA SECRETARIA DE EDUCACION EN GUADALAJARA, JAL. SU TELEFONO ES 38-19-27-26

José Manuel dijo...

Amiga anónima, ni te imaginas lo que siento la tardanza mía en contestarte. Posiblemente ya ni leas esto lo que sentiría con todo el dolor de mi alma. La vida es imprevisible y te crea problemas donde teóricamente no tenia que haberlos y mi humor no estaba como para contestarte aunque te aseguro no te has ido de mi mente. No solo es a ti a quien no he contestado pero si la primera a la que lo hago.

No, no tienes que matar a nadie, has sido muy valiente al dar a conocer tu caso e incluso dando datos de ese deshecho humano llamado Juan Manuel. Te aconsejaría que olvides todo lo que te paso, pero la mente humana que es tan sabia para esconder los malos recuerdos, en estos casos se empeña en amargaros la vida recurrentemente. Sin ir mas lejos la persona causa de este escrito, a la que yo daba por superado su trauma, anoche me puse en contacto con ella y estaba enferma y ¡oh dios!, se lo achacaba a su pederasta.
Te aseguro que he hecho varios intentos de llamar a semejante personaje en diferentes días y a diferentes horas y me da comunicando. Quería saber como se siente semejante piltrafa cuando alguien le recrimina sus actos, pero no te preocupes que seguiré insistiendo.
Que quieres que te diga, pero aunque empeore la cosa no acabo de creerme que tu madre no sepa de estos hechos. En su momento vería tu sufrimiento o no es una madre y vería la lascivia en los ojos de ese hombre cada vez que te miraba. No tengas pena de contárselo porque al menos por omisión es tan culpable como él.
No se tu edad pero te imagino joven y en el mundo en que vives no es tan fácil volar sola, así que yo le presentaría cara a los hechos e intentaría devolverles el mal que te han causado de forma que ahora fueran ellos los que sufrieran (Qué fácil es dar consejos, ¿verdad?). Eres inteligente y veras la forma de conseguirlo, y para nada me estoy refiriendo a daño físico.
Te vuelvo a pedir perdón por mi tardanza en contestarte.
Te deseo toda la felicidad que te han robado y que mereces mas que nadie.