jueves, 11 de septiembre de 2008

Buscando otro mundo. Primeras impresiones

Todo muy calculado, muchas listas, pero pongo el depertador para que suene a las cuatro de la mañana, y me despirta mi hijo zarandeandome porque el punetero no habia sonado. Son las cinco de la mañana, y tardo en arreglarme cinco minutos.
Al subirme al coche de Fernando se me quedan grabadas las caras de Penca y Fideo; estoy completamente convencido de que saben que su vida va a cambiar.
Tanto correr y llegamos al aeropuerto de granada de los primeros, correrspondiente cola, facturacion de maletas directamente a San José.
Puedes continuar leyendo... Una hora de vuelo a Barajas, o sea que aproximadamente a las ocho estamos alli y a esperar hasta las doce. Buscamos un recinto de apestados, fumadores, y a calmar el mono.
De la T4 a la T4S, de la cual sale el avion de San Jose, pasamos por un subterraneo en una lanzadera. Algunas vueltas, nichos de fumadores y cuando nos damos cuenta ya es tabamos subiendo al avión, un Airbus de cuatro motores con dos asientos junto a las ventanillas y cuatro en el centro, dos pasillos. A nosotros nos corresponden dos de ventanilla en la parte derecha y detrás del ala.




Una vez el avion coge su altura la vista es tierra quemada, y al llegar al final de Portugal y verse el mar tomo una foto pensando es la ultima vez que veo Europa.

Tipica comida de avion, nos hacen cerrar las ventanillas con el pretexto de una pelicula, pero la idea es hacernos dormir y la tripulacion estar tranquila. Duermo a ratos y cada vez que despierto es un hueso diferente el que me duele. Tienen que hacer rentables los aviones a base de jodernos la comodidad.
No comprendo como nadie mira por la ventanilla, yo disfruto viendo la inmensidad del oceano, y o sorpresa veo un atolón, lo que me extraña bastante, pero a continuación veo otro por lo que pienso que estamos llegando, pero no estabamos acercandonos a Venezuela. Pienso que mi amiga Gaby esta alli debajo. La cruzamos por su parte norte, otra vez mar y por fin llegada a Costa Rica.


Por la aduana se puede pasar un misil con cabeza nuclear que no pasa nada. Fulano con un cartel con nuestros nombres y el de otros, supongo turistas, nos suben con otra pareja en una furgoneta, a la cual dejan primero, momento que aprovecho para establecer mis primeros contactos con un nica. Hombre bastante amable, al que le esplico brevemente lo que busco y con mucha sinceridad nos da a entender que por mucho que lo disimulemos se nos nota a distancia que somos extranjeros y que por supuesto intentaran estafarnos.
Llegada al hotel y me acuerdo de la madre de la señorica de la agencia de viajes por no habernos advertido que en él no se puede fumar. No ha sido poco el mono de diez horas de avion para ahora esto. Tentacion tengo de dejarlos y buscarme otro, pero Jose sensato dice de quedarnos. Agotados nos echamos en la cama, no dormimos, nos duchamos y medio espabilado llamo a Azucena. Apenas tenia cobertura, por lo que bajamos nos metemos en la cafeteria, habiendo dejado dicho que espero una llamada, que por cierto tarda bastante y me dice que mañana vendra a vernos (pequeña desilucion) y aunque pensamos en salir a dar una vuelta diluviaba. Asi que nos subimos a la tercera planta que tenian un PC con teclado en ingles, Word con correción ortografica en el mismo idioma y a la que llaman el rimbombante nombre de sala de ejecutivos (Uno por dos metros) y le mando un correo a Fernando que supuestamente lo habra leido hoy.
Le digo a Jose que baje a cenar él porque yo no tengo hambre, me voy otro rao al PC y cuando llego a la habitación, Jose ya estaba durmiendo. Serian las ocho y seguia diluviando, asi que yo tambien me acuesto.
No se cuantas veces me he despertado esta noche, y aunque veia a Jose durmiendo por la mañana me dice que el tambien se ha despertado. Ya las seis me levanto. A esa hora un sol esplendido, por lo que doy por hecho que aqui van con la luz solar.
Ducha, me importa un huevo los setentadolares de multa por fumar y al ver que en el baño no hay detector de humos, me desquito.
Sobre las siete bajamos, desayunamos, se sirve uno lo que quiera pero me llama la atencion que la mayoria son frutas.
Puede que me equivoque pero la sensacion primera es que nos toman por estupidos, eso si con mucha amabilidad.
Jose que es bastante espabilado en esto de guiarse, pagar, pedir cosas y otras me dice de ir a la Oficina de Turismo. Nos ponemos a caminar, el que viene de hacer los tresmiles en Sierra Nevada y yo que llevo diez años sin hacer ejercicio, no cuadramos, y encima a lo lejos se ve la torre de la catedral y dice de ir a ella. El camino se me hace eterno. Qué me llama la atencion durante el camino, cantidad de chavolas entre el centro y la catedral, que al llegar estaba cerrada y menos mal que habia un parque donde nos sentamos y me fumo otro cigarro. Cerca un banco en el que entramos, cambiamos dolares por colones y le digo que yo cojo un taxi y al final acierto, porque donde Jose decia que estaba la Oficina de Turismo, ya no esta y se la han llevado a cerca del aeropuerto.
Mas desiluciones. Nos pasan a las expertas en el tema y nos vienen a decir que lo que busco no existe, que toda la costa esta ocupada por los yanquies. Como haciendome un favor nos indican algunos sitios donde puedo encontrar algo. No conciben que yo quiera vivir con ticos y no con yanquies. Dicen que toda la costa ya pertenece a estos ultimos.
Taxi y para descansar nos metemos en un cibercafe. Pido teclado en castellano pero Word no tiene correcion ortografica, asi que perdon por cualquier falta y en especial por los acentos.


Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Bettina dijo...

Gracias por las fotos,amigo, y sigo deseando el que pronto puedas hallar ése rincón ideal y si no es a la primera...al otro intento puede que si !
Animos y buenas vibraciones para tí,luchador !

ELIA dijo...

Yuuujuuu!!!
No nos has escrito ná de naaa Correa!! ni que decir tiene la envidia insana que me corroe. Espero que estés haciendo muchas fotitos para chulear cuando vuelvas. Te mando un besaso desde el otro lao del océano. Disfruta!!