domingo, 7 de septiembre de 2008

Las despedidas. Nunca las he soportado

Por más que uno quiera hacerse el duro, las circunstancias mandan. Acaba de irse mi hija con su marido y mi nieto y por mas que ambos sabíamos que después de pasar mas de un mes conmigo, el niño tiene que empezar con el colegio, tendrían que marcharse y hoy el era el día que habían decidido. Durante todo el día me ha estado preparando ropa y ha insistido en que me lleve una maleta la cual, a pesar de que mi idea era irme con lo puesto mas lo que me cupiera en una mochila, al final lo he agradecido, porque hay cosas, como un par de libros que estaba leyendo, y que jode dejárselos a medias, aparte de otras cosas que ella me ha metido con el pretexto de que me pueden hacer falta.
Ya no le cabe la menor duda de que mis pensamientos son quedarme allí, y en la despedida, han sido unas lágrimas contenidas, pero lo que mas se reflejaba en su cara, era la pena que sentía. Algo así como si sintiera que se despedía para siempre. Me ha contagiado y en el momento que esto escribo la verdad es que no puedo retener las lágrimas.
Ha sido un día largo. Mi hijo también ha estado, y entre pasarle documentos míos a un disco duro externo a mi hija por si le hicieran falta a pesar de que en su día le hice un poder notarial, guardar el coche en el garaje, cargar la batería de la moto, prepararle los últimos detalles a los perros, los cuales se huelen que algo va a cambiar en sus vidas. Se me ha hecho eterno.
A todo esto no tengo claro que sea el día diez la salida, puesto que el sábado fui a la agencia de viajes, y ni la Visa ni la American Express me daban saldo, después al volver, me metí a través de Internet y los muy retrasados mentales me han puesto que solo puedo retirar 1.000 euros mensuales.
Son mas cosas las que me mantenido ocupado estos últimos días. Por citar una mi hija y los suyos, salen todos los sábados por las noches a cenar, y aunque siempre han insistido que vaya con ellos, nunca he querido mezclarme con la civilización, pero anoche comprendí que era un día especial y fui con ellos. Sin querer estuvimos hablando de nuestro futuro.
También hay personas a las que ni quiero citar, que mi deseo es que me olviden, cosa que creía había sucedido, y mi viaje les ha enfurecido. Son personas que ni joden ni dejan joder, pero allá ellos/as.
Por muy calculador que se sea, las emociones mandan.

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Bettina dijo...

"Las emociones mandan"....
Señal de que estás curado,José Manuel,verdad?
Tienes una buena hija que te quiere mucho, que comprende y acepta tu cambio de vida.
Podremos saber, una vez te hayas instalado, tus impresiones? O.....cuando marches quedarás "desconectado" diciendo adiós al "Ordenata"?
Hace días que me hago ésa pregunta...y espero, al menos, tener la oportunidad de poder despedirte como es debido.

José Manuel dijo...

Amiga Maritza, ni te imaginas lo largo que se me va a hacer el tiempo hasta día diez, día de mi marcha. Hoy es mi primer día de asceta y se que otro invierno no aguantaría.
Efectivamente, hay cosas en esta vida que te marcan y una de ellas, fue la cara de pena de mi hija al despedirse.
Aunque se que soy un bicho raro, por eso en mi empresa, me comparaban con un perro verde, cosa que aceptaba y que sigo aceptando, para mi más de tres personas son multitud, razón por la que aunque espero hacer amigos/as en mi nuevo mundo, no soy hombre de bares, fiestas ni cosas por el estilo así que seguiré con mi ordenata y con mi blog, aunque puede que le añada algo al titulo y limpie la mayor parte de lo referente a la depresión, aunque sigo sin olvidarme de los que de la padecen y me creo en la obligación de hacerles saber que se puede salir.
Una de las cosas que siempre he pedido, cuando me he informado de los posibles sitios, ha sido que tengan conexión a Internet, y la razón de que no me haya ido a Nicaragua, es que en zonas residenciales de Managua, siguen sin teléfono, así que imagínate en un pueblo de la costa, y no seria precisamente por el blog, que también, sino por poder comunicarme con mis hijos e intercambiar fotos, posibles documentos y demás.
Te sigo diciendo, que ni sospechas lo que me alegran tus comentarios en especial en estos momentos.
Anoche me despedí de mis hermanos y esta mañana de mi madre a través del teléfono y en especial a mi madre que nada sabia, le he dado un buen disgusto.
A veces pienso soy un egoísta, pero prima mas que ni quiero volver a mi vida anterior, ni vivir como un monje toda la vida
Un abrazo

Bettina dijo...

José Manuel, comprendo que ya estás en la febril preparación de la marcha de mañana y no quiero distraerte de tus preprarativos y solo quisiera desearte que tengas la ilusión de un adolescente en ésta nueva e ilusionante etapa de tu vida, que te felicito por la valentía y claridad en ése "golpe de timón" en tu ptopio rumbo y ya desearte,DE TODO CORAZÓN ! que tengas un vuelo relajado, placentero y que ya al llegar empieces a encontrarte a gusto y que pronto te afiances y puedas contarnos los progresos en tu asentamiento y ....lo principal ,que ya empieces a disfrutar y a sentirte a gusto y felíz de haber dado ése gran paso !
Un cariñoso abrazo y que Dios bendiga tus pasos....!