lunes, 29 de septiembre de 2008

Visita a mi amigo Mauricio. Lago y volcán Arenal

La verdad es que no se en que momento de la búsqueda de mi asentamiento, pensé que podía pasar el tiempo y no poder visitar a mi amigo Mauricio, así que la suspendí, volvimos a cruzar el golfo de Nicoya, y en vez de escoger el camino mas corto a Ciudad Quesada, nos marcamos la ruta que rodea el Lago arenal, hasta llegar al volcán del mismo nombre, donde ya se perdían de vista las aguas del lago, y no muy lejos Ciudad Quesada. No, no solo es bonita la costa en este país, su interior también es maravilloso.
Rodear el lago Arenal, es un gozo para la vista; montañas, bosques, aunque por aquí ya van apareciendo praderas, donde se ve al ganado vacuno pastar a sus anchas. Si aquí, aunque parezca extraño, no se crían las vacas en establos, con piensos adulterados para que den mas leche o hagan mas kilos, y para mas INRI fabricados con los desechos de los mataderos donde sacrifican a sus congéneres, o es que ya no nos acordamos de la enfermedad de las vacas locas, consecuencia de convertir a estos pobres animales en caníbales.
Puedes continuar leyendo y mas imagenes... Después de rodear el lago, tenemos las primeras vistas del volcán Arenal, también. La carretera se va acercando a él hasta pasar por su misma falda, pero desgraciadamente estamos en época de lluvias, las nubes tapaban el cráter y no pudimos ver sus erupciones o al menos fumarolas.
Al escribir esto en mi casa y no tener posibilidad de acceder a mi blog en directo, al seguir sin conexión a Internet, no se si ya he hablado de que estando en San José, fuimos al Instituto Costarricense de Turismo, ICT, en donde después de pasarme de una mesa a otra, llegamos a un departamento en el que nos atendieron. Yo quería saber una cosa muy simple, que me indicaran un lugar, pueblo se sobreentiende, de la costa a donde no hubieran llegado los norteamericanos, a lo que me contestaron que si yo lo descubría se lo comunicara a ellos, de todas formas, en el mapa que allí mismo me dieron, me trazaron una especie de circulo, diciéndome que si existía era por esa zona. Dentro de la zona delimitada entraba Malpaís, de ahí mi interés por ir allí. Mi error estuvo al hacer la pregunta, y en vez de preguntar que lugar de la costa, tenía que haber preguntado que lugar de Costa Rica, con posibilidades turísticas, no estaba explotado por los norteamericanos. Viene esto a colisión de que todos los letreros alrededor del lago y del volcán estaban en ingles, y no es que fuera como reclamo, puesto que entramos en un paradero de carretera a tomar un refresco y hasta los camareros eran yanquis. Fue lo que menos me gusto.
Llegada a Ciudad Quesada, la sobrepasamos para ir a parar a un hotel, que más que tal eran cabinas, lo que en España se bungalows, y que era un balneario de aguas termales. Dije que hablar más de la amabilidad de los ticos sobraba, puesto que lo raro es encontrarse a uno que no lo sea; pues bien allí estaba, le pregunte si se podía nadar en las aguas termales y sin levantar la cabeza y sin contestarme, me dio, mas bien me tiro, un folleto donde explicaban en que consistían los baños. Es una simple anécdota; que ningún tico se ofenda y tu menos Mauricio; estúpidos, los debe haber hasta en la luna.
Ya de noche, llame a Mauricio, estaba de compras con su mujer, y quedamos en que subirían en una hora y que nos llevarían a su casa. Llegaron, saludos rápidos y seguimos a su vehiculo con el nuestro hasta llegar a su casa.
Presentación de sus tres hijos, de los cuales el menor, Paulo, lo conocía de un video que un día Mauricio coloco en su blog. La educación de los crios excelente, como ya no se ve por el mundo que he dejado. Aprovecho para mandar un correo a mi hija, y mientras nos habían preparado café y algo de comer. No quisieron que fuéramos a cenar a un restaurante.
Y aquí viene lo difícil Mauricio, y lo que es posible que haya retrasado este escrito, hablar de cómo te encontré en tu depresión. Se perfectamente que cada depresión es un mundo diferente a los demás y puede que algo de lo que te diga en vez de beneficiarte, te hunda mas.
En primer lugar, tus amigos llevaban razón, tienes la familia perfecta, aunque es posible que echéis en falta una hija, en especial tu mujer, pero los dos sabemos que esto no influye en esta maldita enfermedad. Me voy a poner en tu lugar y te diré lo que yo hubiera sentido si me hubiera visto en el caso de recibir una visita tan extraña como fue la nuestra. Hubiera hecho un gran esfuerzo por aparentar que mi estado de ánimo era normal, y posiblemente lo hubiera conseguido, pero cuando hubiera terminado el problema causa del fingimiento, en este caso nuestra visita, hubiera caído agotado en la cama.
Aunque has tenido la suerte de cogerla a tiempo, y nunca será tan profunda como la que yo he padecido, te veo en la fase de recuperación de neuronas, neurotransmisores y hacer que estas produzcan los impulsos eléctricos que te darán el bienestar, por lo que pienso que no se ira mañana ni pasado, pero siempre ten presente que al final desaparecerá, aunque en estos momentos, tu deseo es que fuera mañana.
Quizás has estado en demasiadas manos de psiquiatras/sicólogos. Yo tuve la suerte de solo tener uno en el que confiaba tanto, que me hizo comprender el por qué de los brujos en las tribus y los sanadores que aun pululan por ahí. El fue el clavo ardiendo al que me aferré, y creo que en la depresión tener este clavo es muy importante, aunque no necesariamente tiene que ser un profesional de la medicina, perfectamente puede ser tu mujer, tus hijos, o como en mi caso maquinas como fueron mi moto o mi PC.
También te vuelvo a recordar que el principal motivo de destrucción de neuronas es el estrés continuado, cosa que si no continuado, lo estas sufriendo por motivo de tu trabajo. No te creas imprescindible; tu trabajo contigo o sin ti saldrá adelante y tú eres más importante que cualquier trabajo puesto que de tu recuperación, no solo depende tu bienestar, sino el de tu familia. Aunque te aseguro que tu mujer no me dijo nada, se perfectamente que lo esta pasando mal, y a la larga puede pagar las consecuencias.
Por ultimo mis tres reglas de oro:
Primera.- Ni puñetero caso a los remedios que te den los demás, así que todo lo anterior que has leído, que se lo lleve el viento.
Segunda.- Haz en cada momento lo que te pida el cuerpo; si es estar echado en la cama, échate; si es llorar, llora; si es estar solo, aíslate.
Tercera.- No hagas proyectos que no puedas cumplir, no ya para mañana, sino para el minuto siguiente, y cuando digo proyectos no me estoy refiriendo a grandes obras, sino por ponerte un ejemplo el cambiar una bombilla. Nunca te digas: tendría que hacer…
Después de salir de ella estas reglas me las sigo aplicando.
Aunque te parezca una incongruencia, pero en mi caso me alegro de haberla pasado, porque he despertado en un mundo en el que vez con claridad, como sibilinamente han, han moldeado nuestro cerebro para ser unos borregos, adorando al becerro de oro, haciéndonos creer que el trabajo es incluso mas importante que tu familia, hasta el punto que aunque por aquí aun no ha llegado, desaparecerá, desaparecerán los amigos y una serie de valores que no son rentables para los oligarcas.
Gracias a ella hoy me considero tan tico como tú, no confundir con patriota, puesto que sabes que soy enemigo de dioses, banderas, himnos y fronteras, causantes de tantas muertes, pero quizás nadie como yo admire tanto no ya las bellezas de este país, sino de los valores que aun conserváis y que para mi tienen un valor incalculable.
No tengo delante mi blog, pero si mal no recuerdo me haces un comentario, en el que me animas a que te visite de nuevo. No amigo Mauricio, la visita me la debes tú a mí; no podré alojaros en mi casa puesto que no tiene más que una cama, pero soluciones hay para todo y cuando charlemos nuevamente, piensa que tienes delante de ti a uno que estuvo muy cerca de abandonar esta vida, quizás te haga recapacitar y veas claro que por mal que te encuentres al final saldrás.















Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Mau dijo...

Hola,he estado revisando tu blog diariamente pero entiendo que aun no tienes internet. Mañana te escribo un correo. Gracias por tus apreciaciones.

Em dijo...

Pues a salir adelante...

Y sí, siempre hay un estúpido, en cualquier lugar del mundo.

José Manuel, te dejo un beso cálido y un gran abrazo...