lunes, 17 de noviembre de 2008

La mujer que ha abierto una puerta a mi vida

La mesa de la playa en que me siento a contemplar los atardeceres, cada vez se va convirtiendo más en una mesa de tertulia. Para ellos soy un ser raro, que se atreve a hablar con el loco del pueblo y con nicaragüenses ilegales como Francisco, pero poco a poco se van acercando personajes “cultos” me imagino que atraídos por la curiosidad de saber de que tratan nuestros temas de conversación.
Ese día la mesa estaba bastante concurrida.
Aparece Ella.
Ni que decir tiene que dejo de ser el centro de atención. Aunque no pertenece al pueblo, observo es conocida de todos. Unos con mas disimulo y otros descaradamente intentan ligarla (la verdad es que el intento de conquista del macho hacia la hembra o viceversa, no he conseguido saber que palabra utilizan para describirla).
Primero que observo, siempre con la sonrisa en los labios, los va toreando a todos. Ella sabe perfectamente que es atractiva y es uno de los tributos que tiene que pagar por serlo.
Puedes continuar leyendo... En lo referente a las bebidas, formamos dos grupos, los que tomamos frescos (refrescos) y los que toman cerveza o guaro. Ella se pega al segundo grupo, y cerveza no le falta.
Los tertulianos van desapareciendo, hasta que quedamos cuatro. Ahora tengo más posibilidades de estudiarla.
Segundo que observo de Ella, es muy inteligente.
Dice que va a los servicios, no se me pasa que tarda demasiado, y cuando vuelve aunque no pierde su sonrisa y su amabilidad, veo que no es la misma. Doy por supuesto que al igual que para la mayoría que he tratado, el fumarse un puro (canuto, porro…) o una colombiana (la coca la esnifan o la espolvorean en el puro), es la cosa mas natural del mundo.
Había venido en autobús y el ultimo ya había pasado; la cosa se iba alargando, solo quedábamos tres y después de la experiencia que tuve con X y no queriendo que se repitiera y mucho menos con una mujer, digo que me voy y lo hago, pero no llevaría andados diez metros cuando ocurre lo que me temía, dicen que se vienen conmigo. Andamos por la carretera, presto atención y veo que a un coche que pasa le pone la mano en señal de que la lleven, pero tengo conocimientos de que a los autostopistas, no los coge ni dios. Tenia preparado un puro, se lo iba a fumar pero cuando ve que la miro, se lo guarda.
Voy caminando lento, pero llega lo inevitable; llegamos a mi casa y los invito a entrar. Nos sentamos junto a la piscina y les saco cerveza. Había hambre y le saco comida que ella prepara. La conversación se reduce a dos.
A estas alturas me cuesta, pero saco a relucir la pregunta de que posibilidades había de que se fuera para su casa a lo que el tercero en discordia dice que hay personas del pueblo que sin ser taxistas, por una cantidad de dinero hacen viajes, y temiendo que estos se fueran a la cama, le digo que abrevie y que busque a uno de ellos.
Nos quedamos los dos solos. No seria sincero si no dijera que a estas alturas deseaba ardientemente que fallara el carro.
Seria muy presuntuoso por mi parte decir que había atracción mutua, aunque yo lo juraría. Si es cierto que hace muchos años que no había tenido la libido tan alta.
Llego el desenlace, creo, que mejor para todos. Aparece el vehiculo, y mientras esperaba, beso de despedida, pero no sabia que aquí es solo uno y no dos como en España, así que cuando fui a darle el segundo, creo que no lo esperaba en la cara. Soñar es bonito.
Durante los diez años de depresión, creo tengo dicho por aquí que las mujeres me atraían sexualmente lo mismo que me podía atraer una farola. Después de salir me he planteado si uniría alguna vez mi vida a alguna mujer, cosa que he rechazado pensando que jamás encontraría la que reuniera los requisitos que yo esperaba de ella.
Ni mucho menos digo que Ella sea la mujer de mi vida, pero si me ha hecho ver que puede existir, por lo que mi amplitud de miras se ha abierto enormemente.
¡Gracias Ella!


Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

marisol dijo...

Que bueno descubrir un día cualquiera, que a pesar de todo... uno sigue estando "vivo".