miércoles, 5 de noviembre de 2008

A mi querida niña Evelyn de Iquique

Mi querida niña Evelyn, porque aunque hayas perdido tu virginidad como mujer, no dejas de ser una niña que debía estar despertando al mundo, y en realidad lo estas haciendo, pero otro peor no podías tener.
Mi primera preocupación es que puedas leer esto que te escribo, puesto que no te veo muy preparada en Internet, así que te lo voy a dejar aquí y en el escrito donde me has puesto este doloroso .
Intentare trasmitirte que yo si te comprendo y que me encantaría estar cerca de ti para que me contaras tus penas. Al igual que ti a mi nadie me comprendía y era tanto el dolor que sentía que constantemente, pensaba que para estar sufriendo de esa manera mejor era estar muerto, pero por otra parte uno quiere aferrarse a un clavo ardiendo que lo comprenda, yo lo tuve en mi psiquiatra y ojala yo sea el tuyo.
Lo primero que quiero que entiendas es que de la depresión se puede salir, yo después de diez años de soportarla (casi tu edad) y con muchas veces de estar muy cerca de la muerte, al final he salido, así que tú mas fuerte, con una recuperación rápida de neuronas, sí, esas cositas que tenemos en el cerebro, y con toda una vida por delante, saldrás. La pena es que no tengas cerca alguien que te guíe en estas condiciones.
La primera tontería que estas haciendo es refugiarte en el alcohol. Yo creo que ni alivio momentáneo te producirá, y lo que si es seguro que empeorara esta maldita enfermedad que tu has cogido en un ambiente familiar nada propicio para una niña. Quisiera ponerme a tu altura y hablar tu propio lenguaje, pero sin querer me salen estos palabrajos que quizás no entiendas.
Creo que tus condiciones económicas no son muy fuertes, pero los mismos que te suministran el alcohol, se podían gastar lo que le cuesta el mismo para llevarte al psiquiatra, porque estoy convencido necesitas medicación.
Cuando te encuentres muy mal, has un esfuerzo y piensa en algo bonito que te haya ocurrido en tu corta vida, que seguro que si escarbas en tu memoria, lo habrá; esto aunque te perezca una tontería es una buena medicina y no me digas que para pensar en cosas bonitas estas tú, porque si lo conseguí yo, tu también puedes y según veo poca ayuda puedes recibir de los que te rodean así que lucha por ti.
La verdad es que no quiero seguir atosigándote con consejos, yo la mayoría de los que me daban, los rechazaba porque me parecían estupideces, así que me despido con dos cosas: La primera no te quiero ver mas tomando alcohol y la segunda cuando estés sufriendo mucho, acuérdate de mi, que puede que sufriera mas que tu y salí.
Como he dicho al principio, tengo esperanza de que leas esto, y si lo haces y quieres seguir contándome tus penas y no quieres que lo lean los demás, voy a hacer algo que no he hecho nunca, y que es dejarte mi correo electrónico: master2645@gmail.com
¡Animo que tú puedes!

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Morgana dijo...

Me ha conmovido profundamente, lo que has escrito sobre esa niña, desgraciadamente, es algo que cada vez ocurre con mas frecuencia, por favor haz todo lo que puedas y más por ella, seria una obra tan bonita, no dejar que se unda mas. Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Perro verde. Ante todo, felicitarte por tu magnífico blog. La verdad es que he entrado por casualidad, buscando otro contenido relacionado con Costa Rica. Creo que hiciste una buena elección cuando elegiste este país como tu nuevo hogar. yo guardo muy buen recuerdo de mi viaje por estas tierras y de vez en cuando me pasa (fugazmente porque soy una cobarde) por la mente dejar el estrés absurdo de este país y comenzar una nueva vida en esa tierra. Por cierto, comentarte que una de las zonas menos "invadidas" por los yankies y turistas, por su difícil acceso es la península de Osa. Concretamente recomiendo Puerto Jiménez. Allí se acaba la carretera... y comienza el paraíso.

Mi intención es que este mensaje te llegue como un mail. Pero intuyo que no lo estoy haciendo bien... por lo que muy probablemente quede colgado en el blog....
Seguiré con mucho interés tus experiencias. Por favor, continúa escribiendo, eres alguién muy especial.

José Manuel dijo...

Amiga anónima, efectivamente no marcaste el casillero donde el comentario me lo manda a gmail, pero no eres la única, razón por la que piratee uno de los artilugios de la derecha donde veo los diez últimos comentarios y procuro acercarme a leerlos y en especial a contestarlos (siempre que puedo).
Lo del blog no tiene ningún merito; tengo escrito por aquí, que durante la depresión fueron dos maquinas las que mas me ayudaron a salir de ella, mi vieja moto Tenere (¡como la hecho de menos!) y la computadora, especialmente los tres últimos años de la misma que los pase aislado del mundanal ruido. Escribía en él sin ninguna pretensión de que nadie me leyera, pero poco a poco fui descubriendo que en la red hay muy buenas personas, como mi amiga Emi, que me animaban a salir. También y en especial después de salir, he sufrido por otros depresivos que se han aferrado a mí como un clavo ardiendo como es el caso de Evelyn y es raro el día que no me acuerdo de ella, porque nadie como yo sabe lo que esta sufriendo la pobre y a pesar de darle todas las facilidades para que volviera a escribir, no lo ha hecho, y siempre pienso en el peor desenlace. Otro depresivo que no se me va de la cabeza es Caravaggio, estuvo mucho tiempo en contacto conmigo hasta que un día desapareció. Mi amigo Mauricio es caso aparte; sigo sin entender el por qué no me escribe.
En quince días no me dio tiempo a recorrer todo lo que yo hubiera querido de este país, razón por la que me quede en este lugar que como naturaleza nada tiene que envidiar al mejor sitio del mundo, pero para desgracia de su juventud, he visto mucha droga por aquí con las consecuencias que la misma acarrea. Viviendo aquí, te das cuenta de que no es oro todo lo que reluce.
Cuando me den la residencia, espero algún día conseguirla, me comprare una moto y me dedicare a conocer a fondo Costa Rica y mi primera visita será precisamente a la península de Osa, pero no pensaba en Puerto Jiménez, sino en isla Violín donde un amigo, tiene un terreno, conoce al único habitante de la misma, otro loco, y me ha hablado maravillas; el único inconveniente es que me gusta el buceo y este amigo me dijo que el allí no lo practicaría porque esta infectado de tiburones.
En cuanto que seas una cobarde, para nada. Pienso que hay que estar un poco loco para hacer lo que yo he hecho; dejar atrás hijos, comodidades y otras lindezas que yo comparo con el becerro de oro y que englobo en la palabra sistema, pero cada vez estoy mas contento de haber dado este paso.
Espero sigamos en contacto
Un abrazo