sábado, 1 de agosto de 2009

La depresión y el suicidio ¿Que siente el depresivo cuando decide suicidarse?

Mi vieja Tenere tampoco quiso desaparecer
De las tres etiquetas que clasifican mis escritos, , diario y opinión, la primera al principio del mismo era recurrente por no decir única, las otras dos, poco apoco fueron ocultándola lo que por suerte para mi fue una muy buena señal. Hoy recurro a ella y no por mí, sino porque la mejor amiga de alguien querido ha dejado esta vida a consecuencia de la misma. Precisamente hace relativamente poco escribí la refiriéndome a unas estadísticas alarmantes.
No hablo por los muchos que en el mundo han culminado este hecho fatídico; se perfectamente que no hay dos depresiones iguales, me limito a contar lo que yo sentí.
Algo tengo que decir.
Leer el restoEl dolor que te aflige, en mi caso del , hace que constantemente te repitas que no merece la pena vivir así, pero era tal el agotamiento que ni fuerzas tenía para decidirme a acabar con mi existencia. Ni fuerzas tienes para levantarte de la cama, mucho menos para pensar en como hacerlo.
Con cierto ánimo y ya con la decisión tomada, fueron tres intentos en los que estuve muy cerca de acabar. El primero, con todo preparado, pensé que no era seguro. Tenia que ver con el ahogamiento en el agua y sabiendo mis astucias de nadador y de buceador, me dije que el instinto de conservación y las dotes antes mencionadas, podría hacerlo fallido. Quedé frustrado.
Tiro en la boca. No fallaría.
Coincidencia que poco tiempo antes me robaron la escopeta de cartuchos. La mecánica siempre se me dió muy bien, conservaba munición, y para mi hacer un tubo con un mecanismo de percusión no era ningún problema. Siempre he tenido todo tipo de materiales a mi alcance pero ese día no encontré el tubo adecuado. Cuando me di por rendido era tal la furia que tenia, que si ya de por si me consideraba un inútil, con aquello fue inútil total.
La tercera iba en la moto a mi piso de la ciudad, precisamente de vuelta de mi casa del campo a donde iba pensando que en plena naturaleza recobraría algo de ánimo, cosa que la mayoría de las veces conseguía, pero aquel día volvía hundido. La circulación en sentido de marcha era abundante, pero en sentido opuesto esporádicamente venia algún vehiculo. Adelantando la caravana estaba, cuando veo uno que se acercaba de frente. Pensarlo y hacerlo. Enfile mi moto contra él.
Recuerdo perfectamente lo que sentí. El subidón de adrenalina fue enorme. Por fin acabarían mis sufrimientos. ¿Miedo?.. Todo lo contrario un inmenso placer.
Curiosamente, como si de un relámpago se tratara, me vino a la mente Christopher Reeve (actor que hizo de superman y como consecuencia de un accidente de caballo quedo paralítico en una silla de ruedas) y por asociación de ideas me vi en su mismo estado y encima depresivo, disminuyéndome o no dejándome ninguna posibilidad de intentarlo de nuevo. Es curioso que con este pensamiento se mezclaba otro, el que me decía que llevaba un excelente casco, razón para que se cumpliera lo anterior.
Cuando volví a la realidad, estaba fuera de la trayectoria del vehiculo y escuche el pitido de su bocina que se alejaba.
Al coche que venia, tengo la completa seguridad de haberlo tenido completamente de frente.
¿Cuánto tiempo transcurrió? Supongo que fracciones de segundo.
¿El por que me vino la cara de aquel actor del que ni siquiera recordaba su nombre? Lo tengo clarísimo. El instinto de supervivencia.
Vendría bien contar el día que me planteé, que acababa cuanto antes o salía de mi padecimiento. Opte por lo segundo, pero también tenia claro que los medios los tendrían que poner yo, sin ayuda de nadie y me dio resultado. No fue pensarlo y conseguirlo, pasaron más de tres años en los que fui viendo la luz poco a poco, con sus altibajos pero siempre viendo el final del túnel. Aproximadamente el tiempo que tiene este blog que me ayudo y mucho, una de las razones por la, que por motivos que no vienen al caso, no lo he clausurado.
El suicida, al menos yo cuando lo fui, siente un dolor emocional que se le hace insoportable, se siente desesperado, piensa que nada cambiará en el futuro, que no puede contar con nadie que le dé su apoyo y no ve más salida a su sufrimiento que la muerte.
El suicidio no se elige; sucede cuando el dolor es mayor que los recursos para afrontarlo.
Al menos este fue mi caso.
No, querida mía, tu amiga no sufrió, tampoco podías hacer nada por que su enfermedad acabara o no con su vida, simplemente y me repito, su dolor fue mayor que las ganas de sobrevivir.

Para ti, si estas padeciendo esta perversa enfermedad:
En primer lugar los antidepresivos son absolutamente necesarios, solo falta que pienses que se puede salir de ella, pero, por favor, pon algo de tu parte.
Tal vez te ayude que comencé hace tiempo pero que mantengo actualizado.


Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pocas veces me quedo sin palabras y, esta, es una de ellas... Celebro, mi querida casualidad, que como tú dices, cierto día optases por lo segundo y, gracias a ello, podamos leerte, seguirte, conocerte, quererte, disfrutarte... y todos los *rte* que se te ocurran para cada una de las personas que te han conocido, te conocen y te conocerán en esta vida. Yo, me alegro de ello.
Un beso fuerte.
(Me llama la atención que no consideraras cortarte las venas porque yo, si alguna vez lo he pensado, ha sido de esa manera. Por suerte y, por ahora, ya no lo hago).

José Manuel dijo...

Mi querida casualidad, si pensé en cortarme las venas, en encerrarme en un vehiculo en marcha con un tubo desde el escape al habitáculo o en tomar una gran dosis de pastillas, pero todas ellas, me parecieron lentas, justo lo contrario de lo que deseaba y además con grandes posibilidades de fallo, bien por el instinto de supervivencia del que hablo, bien porque una cura a tiempo la hiciera fracasar.
La muerte por ahogamiento es más rápida de lo que la gente supone si retienes el aire el tiempo suficiente y después aspiras profundamente (agua por supuesto)

Te devuelvo ese beso

Dıαnα Lαurα dijo...

Hace tanto que no pasaba por aquí...
Y esta entrada no la voy a leer.
Pero no olvides que eres mi amiguito y que te quiero ^^