sábado, 7 de febrero de 2009

Los misteriosos caminos de mis neuronas. Un día cualquiera


No, amigo Víctor, no escribo preocupado porque alguien lea lo que hago, pienso, o vea mi estado de ánimo; se que soy un bicho raro, necesito expresar lo que siento y por desgracia mis interlocutores, en especial en mis tertulias actuales, no entenderían lo que pasa por mis neuronas ni puñetera falta que les hace.
Leer el resto De siempre he escrito un diario, pero fue durante mi depresión, en que gracias a esta maquina que me ha sido de gran ayuda para que por mi mente no pasaran los recurrentes pensamientos finalistas, cuando descubrí esto de los blog, y mientras investigaba y escribía, iban pasando horas que cualquiera sabe si hubieran sido fatales. Pero sí, si que escribí pensando en que alguien lo leyera, y fue en especial cuando, para mi sorpresa, otros depresivos se acercaron por él y con todo el interés del mundo procure transmitirles mis experiencias e intente poner a su alcance todo lo que sobre esta maldita enfermedad se había descubierto. Aún sigo con una alerta en Google sobre la misma. Otros me han para que lo haga sobre un tema concreto, regalándome virtudes que para nada tengo.
Caso aparte es el tuyo, como dije en uno de tus trabajos, no solo te veo comprometido con Gaia, del que yo creo ser un gran defensor (otra cosa es que consiga algo), sino que se que no dispones del tiempo necesario para hacerlo. Por cierto ni te imaginas lo visitado que esta siendo .
Sigo pensando que las neuronas que tanto trabajo me ha costado recuperar, están vacías y con hambre de trabajar, así que a veces me juegan malas pasadas. Sin ir mas lejos hoy que cualquier otro ser humano solo hubiera tenido motivos para estar contento, puesto que ayer conseguí lo que bien dudaba para mi residencia y tan es así que estaba con la mochila preparada para salir de este país, pero después de una conversación con España, me doy cuenta de la forma tan ruin en que mis abogados españoles (Va por ti Maite, y algún día haré un escrito dando pelos y señales de cómo habéis querido estafarme tú y tu amigo Alfonso), han querido tomarme el pelo, y caigo en fase de cabreo. Vuelvo a los comentarios, después de leer el tuyo, analizo el de mi amiga para ver si lleva razón en lo de que soy un soberbio, busco en la RAE y en la única acepción a la que se puede referir: Cólera e ira expresadas con acciones descompuestas o palabras altivas e injuriosas, y que quieres que diga pero por mas que intento introducirme en ella, no me veo retratado.
Continua el día y me voy a contemplar el atardecer en mi playa, con la esperanza de que debido al viento, sea poca o ninguna la gente que allí haya, para dejar mecer mi imaginación por las olas, pero tan fuera de este mundo estoy que ni sabia que era sábado por lo que el camping esta lleno de guiris nacionales y por tanto las mesas donde me siento. Cuando lo consigo, se me sienta y en sus ojos noto que esta con una goma (resaca) terrible y pese a que me había jurado que jamás se drogaría, sin que el me lo pida le doy para una cerveza para mitigar su ansiedad, le investigo y no tiene ni para comer, así que le doy mas dinero pero con la garantía de que no sea para mas alcohol. Solo trae pan pero jamás había visto a nadie comérselo con más apetito.
Se va Andrés y casi de inmediato se me sienta . Desde que esta ennoviado con Raquel, hacia tiempo que no lo hacia; me alegro y le investigo detalles de su vida que para mi seguían siendo lagunas. También consigo fotografiarlo cosa a la que es remiso.
Ya por fin me quedo solo, pero en la mesa contigua, una guiri que no estaba mal, empieza con miraditas de inteligencia. No definitivamente no es mi día, así que me vengo.
Pus bien no acaba aquí la cosa, amigo Víctor, y a ti me dirijo puesto que sin pretenderlo he empezado contigo, llegaba a mi casa y regando, completamente de noche, me encuentro a mi amiga lesbiana; se que conmigo disfruta hablando así que lo hacemos durante un buen rato.
Por fin aquí dentro qué voy a hacer ¿ver la televisión?.. A estas alturas del día no estoy para comeduras de coco, así que delante de la pantalla de mi computadora, tecleo y ha salido este escrito; al igual que tantos otros.


Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Bettina dijo...

Amigo José:

Disfruto de tu narrativa, porque cuando te estoy leyendo es como si fuera yo la que vive ésa experiencia. Así es de buena tu pluma!
Me alegra saber que te haz adaptado y al final es solo la maldita burocracia la que te enerva y con toda la razón del mundo.
Tanto allí como aquí,la corruptela abunda y en España, es ahora espeluznante!Como siempre, desde arriba van corrompiendo los cimientos del estado de derecho,de la justicia y la corrupción se va extendiendo como un virus letal para la sociedad que aún se resiste en plegarse a la corrupción reinante...
Un abrazo ! y arriba en tu nuevo rumbo !

José Manuel dijo...

Amiga Bettina, tu tan amable como siempre. Cualquiera que lea los piropos que me hechas creerá soy un escritor profesional y nada mas lejos de la realidad. Aunque siento mucho respeto por el castellano, la verdad es que conscientemente me salto muchas reglas gramaticales porque no es con ellas con las que pienso y eso si, intento trasladar a esta maquina justo eso, lo que pienso.
La verdad es que el último tiempo que pase en España mi depresión me tenía alejado del mundo exterior, fue acabar la misma y me vine para este país y me cuesta salir de mi asombro al ver que el mundo este tan pervertido.
Después de tanto tiempo, intentos de estafa y trabajos mal hechos, por fin mandan todos mis documentos desde la embajada de Costa Rica en España, voy a recogerlos a la central de Migración en San José, y con mucha naturalidad me dicen que no los encuentran. Arme un buen escándalo, pero estuve a punto de tirar la toalla. Me he sobrepuesto y daré guerra. Será motivo de otro escrito en el que no pienso dejar títere con cabeza. Me importa tres pitos que me metan en la cárcel, pero ya esta bien de que nos tomen por estúpidos sea en el país que sea.
Un abrazo amiga mia