martes, 26 de agosto de 2008

Veo cerca la consecución de mis proyectos

El verano se va acabando; los días se van acortando y al darme el último baño del día observo que la temperatura ambiente es más fresca que hasta ahora. Llevo más de un mes acompañada de mi hija y los suyos, y ya me ha dicho que dentro de dos semanas se van a la ciudad. Es inequívoco, el verano se va y ya mismo lo que se espera es el crudo invierno de estas latitudes, con el dichoso frío que tanto me acobarda.
Mi eterna pregunta, que aunque la tengo clara, me ronda la mente, me machaca el subconsciente, retorno a mi vida anterior o empiezo una vida nueva. Aunque hago esfuerzos para imaginarme la primera, mi cerebro se niega a traerme imágenes; no consigo ver amigos, mucho menos su ambiente y sin querer acabo viéndome haciendo de asceta el resto de mi vida o elegir la segunda.
Puedes continuar leyendo... Mi hijo, aunque es raro el día que no aparece por aquí, también es raro que pase la noche, pero el domingo lo hizo. Me desperté la mañana del lunes, me puse ropa de persona, todo el verano he estado en bañador, y cuando se despertó le digo de ir a Granada a una agencia de viajes. Es tan poco hablador, que por el camino no cruzamos palabra. Llegamos a la agencia que yo tenia prefijada, le hablo de un viaje para dos, mi hijo y yo, de quince días, con vehiculo todoterreno y la posibilidad de hoteles para optar a ellos con veinticuatro horas de antelación. Después de hacerme el presupuesto, salgo con la impresión de que la muchacha no se ha enterado de nada, cosa que le comento a mi hijo y me dice de ir a otra agencia en un centro comercial. Parece que suena la flauta y esta parece que va entendiendo lo que quiero y lo vamos planificando; de allí a la sección de libros, un libro de guía sobre el país de destino que hace más bulto que la enciclopedia británica y también aprovecho para comprar Espejos de Eduardo Galeano.
A la vuelta, solo llegar, pegas por parte de mis hijos. Que si comprarme ropa, vacunación, comprobar si los hoteles están en nuestra posible ruta etc.
Esta mañana, solo levantarme, compruebo los hoteles y efectivamente, la mayor parte no están en la costa, llamo a la agencia y me dicen que mejor vaya por allí; llamada a sanidad, y tres cuartos de lo mismo, que es conveniente que nos vea el medico y me dan cita para el viernes.
Aunque mi idea es ir por libre, debo de hacerles una visita a Mauricio y a Azucena, son cosas que me van pasando por la imaginación entre el cabreo por todos los tramites burocráticos, una de las causas por las que quiero escapar. Siempre había soñado con este momento, me lo había imaginado, despertándome, cargándome la mochila preparada el día anterior, dormir durante el viaje y despertar en el sitio de mis sueños, pero la vida es mas complicada.
Aunque en el paquete, pagare el viaje de vuelta, mi hija sabe perfectamente que me quedo allí, aunque nada me dice. Sin querer piensas que vas a comenzar una nueva vida y que en ningún lugar del mundo el camino es de rosas, pero por mala que sea, será infinitamente mejor que la que he tenido los diez últimos años. No quiero recordarlos.


Búsqueda en Google de:

5 comentarios:

Bettina dijo...

Animo,amigo ! nada es fácil, pero la vida te da una última oportunidad de encontrar lo que buscas, vivir sencilla pero plenamente.
Con fé en tu proyecto irás sorteando todos los preparativos uno a uno, ésa "burocracia" a la que te refieres.
Si una vez allí no te encontraras a gusto....siempre puedes volver, pero tengo la intuición de que serás mucho más felíz !

José Manuel dijo...

Amiga Bettina, vengo de comprar cosas para dejar a los perros bien acondicionados, pongo al día mi contabilidad, reconozco que soy un meticuloso, y me encuentro tu comentario. Dicen que nada mas impersonal que las relaciones por Internet, pero te aseguro que en estos momentos, se agradecen como si de agua vendita, para los cristianos, se tratara.
Gracias por los ánimos

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Bettina. Tienes esa oportunidad, aprovéchala! Los sueños hay que cumplirlos..y a ti valentía no te falta. Salga bien o mal el viaje, seguro que es una experiencia intensa. Y una manera de cargarte las pilas.

Anónimo dijo...

La de arriba soy yo, que me olvidé la firma.

Dedie.

Gaby Gaby dijo...

Ohh que bien que ya has puesto en marcha esos planes que tanto rondan tu cabeza!!!! muvho mejor que compartas esa impresión inicial con la gente que tanto quieres!!! Excelente que compres el boleto de regreso para que tengas en mente que siempre que así lo desees, podrás volver!!!
Me da mucha emoción tu viaje y espero que sea muchísimo mejor de cuanto esperas!!!
Un beso inmenso y felicitaciones por decidirte!!!