sábado, 23 de agosto de 2008

Al mirar de las estrellas que hoy ven volver a Dedie

Hace más de un año que dejaste este mundo. Muchas cosas han pasado desde entonces, pero al final como digo en el encabezamiento de este mi diario: También es verdad que aquello que ya ni esperabas que ocurriera, sucede. Espero que algún día sin yo pedírtelo, me cuentes en que mundo has estado. Pensaba darte la bienvenida, pero he pensado que la mejor forma de hacerlo, es volviendo a colocar lo que un día escribí sobre ti y que seguro no has leído:

Querida Dedie: Me encontraba mal, y un desconocido, al igual que tu lo eras, me ha hecho reaccionar. Sabes perfectamente que he perdido muchas cosas en esta vida, de la gran mayoría, también sabes, que incluso me alegro, pero últimamente he perdido dos que me han hecho mucho bien. Una eres tú y otra mi Chumbo. No te me cabrees porque te compare con un perro, según la teoría de Gaia, todos estamos en la misma rueda.
Lo peor de perder algo/alguien querido, no es el hecho de perderlo, lo peor es no saber que ha sido de ese algo/alguien. En los lugares donde puedo encontrar huellas tuyas, no las veo, así que siempre se pone uno en lo peor. ¡Por favor!, déjame una señal de que existes. Con eso me conformo.


Repito, ¡bienvenida seas!

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me has emocionado! Abro tu blog...y qué me encuentro! Algo precioso, un regalo que me ha hecho sonreír. Muchas gracias, Pepito. No quiero parecer ñoña pero tengo que decirte que casi se me saltan las lágrimas con tu sensibilidad. El agradecimiento me sale del corazón, sé que siempre me has leído con cariño y sé que también me has echado de menos, por eso espero que sigamos en contacto por mucho tiempo. Para mí fue una alegría ver que seguías con tu mundo virtual, ya sabes que estas cosas a veces son temporales. Nos desahogamos y cuando ya no necesitamos ni consuelo ni soltar demonios , desaparecemos. Contigo he aprendido lo muy importante que puede llegar a ser alguien tan lejano ( y tan cercano también), el vínculo de las palabras.

No sé si me explico demasiado bien, es que hoy tengo un poco de jaqueca.

Cómo me va a molestar que me compares con tu perro. Para mí es un honor, puesto que sé lo mucho que significaban los perros en tu vida. Aunque me hubieses comparado con tu moto, te hubiera entendido.

Recibe todo mi cariño.Te mereces haber superado tu enfermedad. Eres fuerte y ahora todo irá a mejor. Una persona con tantas inquietudes ha de disfrutar de la vida, que para eso está.

Dedie

José Manuel dijo...

Amiga Dedie, en primer lugar decirte que este comentario lo iba a dejar en tu blog, pero no he querido interferir en las relaciones entre un vate y su musa.
Siempre he reconocido ser un perro verde, pero se que me costara, y mas después de mis ultimas experiencias, encontrar amigos/as, y como te dije una vez mis perros no me entienden (Sin querer pienso que será de ellos sin mi) así que será difícil que deje de desahogarme con este trasto.
Si a alguien comprende lo muy importante que puede llegar a ser alguien tan lejano (y tan cercano también), el vínculo de las palabras ese soy yo.
Un abrazo muy fuerte

Anónimo dijo...

Jolín, que no vas a interferir en nada. NO ves que nadie más que tú entra en mi blog ( tengo un blog desangelado)

Sí que es verdad que eres bastante perro verde,pero yo no lo digo como algo negativo. Todo lo contrario, una persona que se aleja de los tópicos y de los convencionalismos tendría que despertar curiosidad. Pero sólo despertará curiosidad entre otros curiosos ( o sea entre otros perros verdes también) y de ahí que vuelvas constantemente a sentir tu soledad .

Aunque sigue siendo chocante que alguien con tu capacidad expresiva no llegue a hacer las amistades que necesita. es fácil dialogar contigo. Será que el diálogo inteligente no interesa demasiado. Vivimos en la sociedad de la estulticia. Sólo hay que ver la cantidad de blogs absurdos y estúpidos que aparecen en internet. Todos quieren expresarse...o exhibirse, pero pocos son los que transmiten algo que realmente merezca la pena.

Biquiños.

Dedie.