viernes, 10 de octubre de 2008

Mi vecino loco

Una de las cosas que he aprendido después de pasar por el calvario de la depresión, es que no hay que tener prisa por ni para nada, sin embargo esta forma de ver el mundo me esta fallando a la hora de ir conociendo a los habitantes de este mi pueblo. Se perfectamente que ellos ya me conocen todos, y a la hora de ir paseando no me falta el saludo de ninguno en especial de los mayores porque aquí al igual que en el resto del mundo la juventud va a su rollo y no es que te nieguen el saludo, simplemente no te ven. La verdad es que ya quisiera haber hablado con todos y saber algo de con quienes voy a convivir, pero es poco el tiempo transcurrido desde que me asenté aquí para que esto ocurra. Tiempo al tiempo.
Es curioso que con el primero que entable una conversación fue con el “loco”. Estaba yo sentado en una mesa en el karaoke, cuando se me acerco diciéndome que el vendía collares y objetos de barro fabricados por el mismo, a los turistas del emporio hotelero cercano al pueblo y que todos los días lloviera o hiciera sol, se dirigía a él caminando por la playa y teniendo que atravesar el rió, cosa que veo difícil que haga, con el caudal que trae en esta época de lluvias, si no es con la marea baja.
Pronto comprendí lo de loco, la droga había hecho estragos en sus neuronas, pero entre las dilucidaciones imaginarias de su cerebro, me llamo la atención que en otros momentos razonaba como pocos de los que nos consideramos normales lo suele hacer. No le servían cerveza, por lo que tuvo que ir mi hijo, que entonces aun estaba conmigo, a traerle una que después fueron dos. Le dije que conmigo dejara de hacerse el loco y que me hablara como se habla entre personas, bajo el tono de su voz y poco a poco le fui sacando lo que le había llevado a aquel estado.
Puedes continuar leyendo... Vivía en el interior de Costa Rica, su familia vivía del campo y el viendo que allí no tenia futuro, a los doce años se escapo y fue a parar a San José, desde muy pequeño había andado en bicicleta lo que le llevo a hacerse ciclista profesional, citándome no solo a los ciclistas de este país sino a los españoles de aquella época.
Conoció a una muchacha avanzada en ideas para aquella época, la cual lo trajo a este pueblo del que era su familia, acampó en la playa y jamás volvió a verla. Los familiares de la misma, gente acomodada del pueblo, no les debió gustar mucho su aspecto, y la volvieron a mandar a estudiar. De esto hace veinte años, fue conociendo a la gente que venia al hotel, que indefectiblemente lo fueron conduciendo a la droga, y hasta hoy.
Pero en ese tiempo no solo se hizo propietario de una casa del pueblo, sino que, aunque no me dio detalles, conoció a una guatemalteca con la cual se caso y tuvieron un hijo. A partir de aquí viene su versión de el por qué ella y el hijo se encuentran en la actualidad en Guatemala, y la de la gente del pueblo. Según él, el hijo padecía una enfermedad relacionada con el páncreas, y bien por falta de seguridad social o como él dice no daban con su dolencia, la mujer se fue con el niño a que se lo curaran en su país. También según su versión para los gastos de traslado, médicos y otros, tuvo que hipotecar su casa. La del resto de los vecinos, nos la podemos imaginar, la mujer lo abandono por la droga y si ha hipotecado la casa es para conseguir mas de la misma. Ni quito ni pongo rey, pero lo cierto es que él me da detalles de la enfermedad de su hijo que difícilmente los conoce la gente de la calle.
No es solo el único día que he hablado con él, ayer mismo dando un paseo bajo la lluvia hasta la playa, venia de su negocio, lo invite a otra cerveza, y le estuve haciendo preguntas que como he dicho razona muy bien. La gente del pueblo achacan a la crisis de Estados Unidos, la falta de turismo, pero él que esta en contacto diariamente con este negocio, dice que la crisis empezó hace cuatro, lo que viene a confirmar el cierre o venta de complejos hoteleros, el despido de trabajadores o la falta de pago a los mismos.
Son mas las cosas que me han hecho pensar que no desvaría tanto, como que algunos del pueblo están denunciando al emporio hotelero porque contamina la bahía, a lo que me dice que tiene varias balsas de decantación y aireación, y que por poco que hagan, harán mas que las aguas residuales del pueblo que no tienen ningún tipo de tratamiento; que los barcos pesqueros achican sentinas dentro de la bahía, cosa que es cierta porque lo he visto, que utilizan artes de pesca dentro de la misma prohibidas en lo que coincide con otros que de esto me han hablado.
Pero con todo, lo que mas me ha llamado la atención es su pronóstico de que este pueblo tiende a desaparecer. Desde que llego el turismo, sus habitantes dejaron los cultivos, la pesca y cualquier otro medio de sustento como puede ser la ganadería y su medio de vida, paso a depender del turismo, y si este baja, me razona él que Santo Domingo se les ha adelantado de forma bestial, la gente no quiere volver a sus antiguas formas de subsistencia por lo que emigrarán.
Son mas cosas de las que hemos hablado, pero para ser el primer vecino con el que intercambie información, obtuve bastante. La gente con mucha sutileza, lo evita lo que hace que cada vez que tenga la oportunidad el hombre se desahogara conmigo, cosa que soportare estoicamente, puesto que estoy convencido que al igual que nadie busca ser depresivo, tampoco nadie quiere ser dependiente de ningún tipo de droga y a los depresivos ya se nos ha aceptado como enfermos cosa que esta maldita sociedad, que en muchos aspectos ya ha extendido sus tentáculos por aquí, será mucho el tiempo que tarde en aceptarlos como tales, y bastante mas que reciban tratamiento psiquiátrico a cargo de la seguridad social.

Casa de mi amigo loco


Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Bettina dijo...

Amigo José:

Indudablemente, cada página que escribes es como la página de lectura diaria de un libro costumbrista que ya empezaste a escribir en primera persona.hace ....meses diría.
Con el afecto y admiración que ya te profeso, me das el regalo de tus amenas narrativas ,que me permiten "ver" el lugar en el que ahora vives.
¿Sabes¿ me preguntaba por la percepción de olores y las sensaciones a lo largo del día, de cómo duermes, si los sueños han cambiado,etc.
Jajajaja---!!! José, perdona, a éste paso....te estoy tomando por mi "enviado especial"....jejeje...
Te sigo con mucho interés !
Un abrazo y cuífate mucho !

Bárbara dijo...

¡Hola, José Manuel!
Hace varios días que voy leyendo tu blog. Me gustan las cosas que cuentas...
Te confieso que llegué aquí durante una de mis crisis depresivas y has sido un buen acompañante en estos momentos. Hoy estoy un poco más tranquila y tenía ganas de comunicarme contigo.
Pienso que tienes una fortaleza genial, y lo de irte a Costa Rica ya es el no va más. Yo llevo años diciendo que voy a cambiar de vida (o trasplantarme la cabeza, una de dos, pero le tengo cierto aprecio a mi pelo, que ya no se cae). pero cambio pequeñas cosas, muy poco a poco, y con un esfuerzo tremendo, ya sabes lo que cuesta tomar decisiones nimias en algunos momentos...
Te animo a que sigas con el blog, es una gozada.
Gracias,
Bárbara

José Manuel dijo...

Amiga Bettina, amiga Barbara, gracias a las dos por acercarse por mi rincon.
La verdad es que sigo sin conexion a internet y el plazo que me para instalarmelo era de meses y me he buscado un subterfugio para que en unos dias tenerla. Entonces os contestare mas ampliamente.
Amiga Barbara te aseguro que si yo he salido de esta maldita enfermedad, puede salir cualquiera, pero en mi hubo un momento en el que me repetia saldre, saldre, y ati te noto un poco pesimista.
Bettina te aseguro que no sue;o en nada. Jamas habia dormido tan profundamente