jueves, 11 de marzo de 2010

Javier y dos tazas de caldo



Hoy había oficio en la iglesia, o como narices se llame, de los evangelistas. Día de ayuno o algo por el estilo. Se que se traen incluso hasta colchones y están toda la noche lamentándose y pegándose golpes de pecho.
Caigo que la maquina que tengo también graba, así que el por qué no ponerlos en la web. Nunca he utilizado el video. Voy a probar y que mejor que para hacerlo enfocar a mi amigo Javier. Lo hago.
Voy a grabar a los evangelistas, pero no se por qué causa solo hay dos mujeres haciendo aspavientos. Grabaré otro día.
De vuelta, me acuerdo y veo a Javier y me sigo preguntando y el por qué no meterlo en YouTube. Dicho y hecho. Aquí lo tenéis.
Justo junto al de Javier, YouTube ha puesto y me he entretenido en verlo. Merece la pena

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

nofre moncaire dijo...

Saludos desde Mallorca.Javier estamos encantados de oir de nuevo tu voz y nos parace una gran PUTADA lo del hotel, como clientes llenaremos sus cuentas de correos exigiendo que te dejen hacer tu trabajo. Sin Javier en la playa para hablar un poco el hotel no vale nada. Ya que han invadido vuestro pais con sus negocios, que tengan un poco de respeto por los que alli aguantais viendo como devoran vuestras playas intentando hecharos de ellas. Un abrazo muy fuerte.

José Manuel dijo...

Solo decirte que imprimí tu comentario y se lo di a Javier. Dentro de los que son sus esquemas (no termina de comprender muy bien lo que es internet), el que alguien, no solo lo recuerde, sino que lo defienda es una cosa muy grande.

Gracias de su parte

nofre moncaire dijo...

Saludos.

Les escribo como cliente de su hotel para quejarme de algo que creo que es realmente injusto. He tenido noticias de que se le prohíbe hacer su trabajo a un señor que según mi opinión es algo muy valiosos para su negocio. Me refiero a Javier el vendedor ambulante que lleva tantos años ejerciendo su digna profesión en la playa delante de su hotel, es un SEÑOR que hace su trabajo sin molestar a nadie, es mas siempre esta dispuesto ha concederle a los clientes su valioso tiempo para charlar un rato y su compañía siempre es MUY agradable. No puedo tolerar que no se le permita estar allí, es mas no entiendo bajo que “poder” se le impide a un nativo disfrutar de su playa, tengan en cuenta que Costa Rica es sin duda de los Ticos, aunque su gobierno permita a empresas extranjeras explotar sus playas no les da derecho a pisar sus derechos. Tengamos un poco de sentido común y no menospreciemos a la gente que trabaja para vivir.

Sin más me despido de ustedes no sin antes aconsejarles un cambio de opinión sobre este tema que tanto me preocupa.

Salut i força

Onofre Bisbal Busquets

nofre.bisbal@ctv.es