domingo, 29 de marzo de 2009

Muros para ser demolidos y muros inaccesibles

En estos últimos días la palabra muro, ha sido recurrente en mis pensamientos, y los veo meridianamente claros cuando los imagino, pero trato de trasladarlos al papel y noto tengo serias dificultades para describir la imagen que de ellos me ha hecho mi fantasía.
Leer el resto Al igual que siempre que no comprendo algo, recurro a todos los medios de información a mi alcance hasta encontrar algo que al menos se le asemeje y en este caso completar la perfil que ha fabricado mi cerebro.
RAE.- Pared o tapia
Espasa.- Igual
Wikipedia.- Un muro es una construcción lineal, vertical y exenta que sirve para proteger o delimitar un terreno.
Recurro a Google imágenes pensando alguna de ellas se asemeje a la existente en mi mente y nada que se le parezca
No, no voy bien encaminado y continuo mi búsqueda y llego a de Antonio Basauri, donde habla de los bloqueos a los que define como muros impenetrables y define lo que para él son los mas comunes:
1) Conceptuales: “muros mentales” que bloquean las habilidades del individuo para percibir un problema o concebir una solución.
2) Perceptivo: “muros sensoriales” que bloquean la incapacidad para percibir el problema mismo o la información necesaria para resolverlo.
3) Emocional: “muros interiores sentimentales” que bloquean el poder sentir y expresar ese sentimiento de la nueva realidad, es frecuente encontrar personas que tiene miedo de parecer tonto al decir o sugerir una idea poco corriente.
4) Cultural: “muro social” es tremendo y muchas veces sutil, como el tabú que hace que casi nadie piense en orinar en un tubo para liberar una pelota de ping-pong que está atorada.
5) Intelectual o Afectivo: como el uso de un lenguaje inadecuado para resolver un problema, por ejemplo intentar resolverlo matemáticamente cuando sería mucho más eficaz imaginárselo o utilizar palabras.
Me identifico plenamente con el Perceptivo o muro sensorial, puesto que es el que se ha desplegado ante mi para resolver los problemas de mi residencia en este país en el que me encuentro actualmente, con el resto o nunca me he visto ante ellos, o como mucho me identifico con la parte segunda de los muros mentales.
El mismo se pregunta: ¿Y cómo podemos echar abajo esos muros, los bloqueos?, a lo que se contesta: Usando mucho la curiosidad, que nos da la posibilidad de explorar sin límites distintas áreas de nuestra vida, interna, externa, micro y macrocosmos juntos en un cerebro lleno de preguntas que buscan salir desde dentro.
Amigo Antonio, así llevo varias semanas y para mi el muro de corrupción que han levantado los burócratas de Migración, es tan infranqueable que las preguntas en vez de fluir desde mi cerebro hacia el exterior, lo hacen al contrario habiendo bloqueado los circuitos eléctricos de mis jodidas neuronas antiguas y las de las recuperadas tras mi depresión.
Pero vuelvo al principio; los muros. Este hombre da consejos de cómo derribarlos y estoy de acuerdo en que la mayoría de ellos es esto lo que se merecen y es fácil recurrir a ya inexistente Muro de Berlín, al vergonzoso Muro de Cisjordania y a tantos otros, pero el que mas ha estado presente estos ultimas semanas, ¿o quizás meses?, en mi cabeza, no se trata de un muro que quiera derribar, sino todo lo contrario.
Mis relaciones con cierta persona, no solo veía claro que no llegarían a buen puerto, sino que al menos a mi me estaban haciendo sufrir. Fue una lucha desgarrada entre el querer construir ese muro de separación y mis sentimientos, en la que al menos un par de veces pudieron los últimos haciendo que lo construido se desplomara estrepitosamente. Aun viendo la necesidad del mismo cada vez veía mas difícil que llegara a buen termino.
Maravillas del cerebro, tres líneas escritas que recibo de la parte contraria, veo con tanta claridad que son un magnifico cimiento para seguir construyéndolo. Han pasado solo unos días y lo veo tan firme y tan alto que ya ni me deja ver el otro lado.
No es el primero que construyo y se perfectamente que una vez terminado, para mi deja de ser muro y se convierte en muralla.
¿Quien perdió y quien gano con esta barrera? El tiempo dirá. Yo, al menos por ahora, siento un gran alivio.


Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho leer frases, porque me identifico mucho con ellas y eso es lo que quiero hacer ahora, tu escrito es muy , como te diría, muy cabal, y además muy interesante. bueno te escribo algunas solo por gusto, a lo mejor las lees.
"QUIEN MIRA HACIA AFUERA SUEÑA, QUIEN MIRA HACIA ADENTRO DE`PIERTA" C.J.
"LA FELICIDAD NO ES UNA ESTACIÓN DE LLEGADA, SI NO UNA FORMA DE VIAJAR"
"POR MUY LARGA QUE SEA LA TORMENTA, EL SOL SIEMPRE VUELVE A BRILLAR ENTRE LAS NUBES" K.G.
Este es mi comentario sobre tus muros y felicidades por ti.

José Manuel dijo...

La verdad es que me has hecho pensar. No se exactamente el por qué este escrito te ha inspirado las frases que me dejas, y por supuesto que las he leído.
Ya que tan aficionada eres a ellas aquí te dejo una por si te vale: En los muros del tiempo trabajamos todos como arquitectos de nuestro propio destino
Igualmente te deseo toda la felicidad del mundo