miércoles, 13 de mayo de 2009

Algunas notas de mi pueblo. Transición del verano al invierno



La vida en mi pueblo continúa, aunque la verdad sea dicha la actividad ha decaído bastante. Excepto los sábados y domingos, en que la afluencia de gente es abundante e incluso el último sábado solo había una mesa en la que sentarme; también ocurre que el personal que veo en esos días llega de los pueblos de alrededor, el resto de la semana no tengo dudas de que mi mesa va a estar vacía y contemplo los atardeceres como hacia tiempo que no lo hacia.
Leer el resto Es tiempo el que hace que no he visto borracheras tipo cogorza, por lo que supongo que la pesca no debe de andar muy bien, aunque escuchando a algunos de ellos, una panga en una noche puede coger dorados por valor de tres cientos mil colones, cosa que me desmienten otros. Le doy la razón a los segundos por razones obvias.
Lo de la llegada del invierno ha sido un espejismo. Llovió un día y no lo ha vuelto a hacer más. Si algo recordaré del mes de Mayo, es que por las mañanas, corre aire pero al llegar la tarde la quietud es tal que no se mueve una hoja. Me quedo bastante tiempo sentado en mi mesa esperando llegue la ansiada brisa pero es inútil; el resultado final es que cuando vuelvo de la playa, ya bien entrada la noche, me meto en la piscina para refrescarme y ha habido algunas que incluso he dormido con el abanico (ventilador del techo) funcionando. Tengo que decir que es raro el día que no escucho los truenos y la noche que no veo centellear relámpagos.
En la playa, a la puesta de sol, las porruas y los zancudos, más que picar, muerden. Cosa curiosa es que mientras los nativos no paran de darse golpes sobre los brazos en una cacería inútil, a mi me respetan. No me explico el por que mi sangre ya no les gusta puesto que cuando llegue eran verdaderos burujones los que me hacían en especial en las piernas, motivo por el que abandone los pantalones cortos y volví a los largos.
La vegetación de este país no deja de asombrarme. Justo encima de la casa donde habito hay dos grandes palos (árboles), uno de los cuales estaba convencido de que se había secado, tal era el tiempo que no se le veía una puñetera hoja; pues bien, en tan solo tres días, ha verdeado hasta ponerse precioso. Para nada exagero en lo de los tres días. El gris plomizo del bosque del lagarto y de detrás del embarcadero se esta transformando a gran velocidad en el verde con el que descubrí esta bahía, aunque también es verdad que falta bastante para ver toda la gama del mismo.

Anteanoche, un indeterminado animal, graznaba con tal estruendo, justo junto a mi cama, que di por supuesto que no me dejaría dormir. Antes de acostarme cogí la manguera y di con el agua sobre las plantas de la terraza, suponiendo que seria una especie de búho. Nada, no solo no vi volar al pajarraco, sino que parece que lo anime a que siguiera su estruendoso canto. Antes de acostarme grabe al animalucho para al día siguiente preguntar de qué bicho se trataba y la forma de espantarlo. Ayer llega a hacer la limpieza de la casa Josseline, le pongo la grabación y me dice que qué búho ni que ocho cuartos, que el canto era de una rana. Lo de canto vamos a dejarlo, y ahora comprendo el por qué cuando le di con la manguera se animo a seguir fastidiarme.


Escúchalas… ¡Puñeteras!

Olman y su mujer han vuelto por la tertulia; parece que les gusto la que tuvimos el día que prepararon la parrillada de despedida para un niño de la escuela. Le han dado alojamiento a Espartaco, al que ha echado el gringo de su finca al estar últimamente demasiado dado a la colombiana. De alojamiento por la cara nada, Espartaco es ebanista (así le llaman a cualquier tipo de carpintero), Olman le busca el trabajo y las ganancias a medias. Por cierto a Olman todavía no le han reparado el coche, y va para tres meses.

A Dianney le pregunto que tal va la siembra del maíz; acabó la temporada turística en la que organiza tours y tiene que sobrevivir del campo. No tiene para pagar a un peón que vuele machete y bastante menos para un tractor, así que tiene que quemar las hierbas y esperar que el terreno lo dejen las lluvias en estado adecuado para la siembra. Se queja del desorbitado precio de la semilla.
Viene Javier a avisarme que en la playa están desarmando esa especie de barco pirata que habíamos visto deambular por la bahía. Es la embarcación con menos sentido que jamás he visto. De un gringo tenia que ser. Debieron intentar hacer una imitación a una especie de galeón, vieron que la posibilidad de escora era total, que su vuelco seria seguro con, no ya oleaje sino con una ligera racha de viento, por lo que no se lo pensaron mucho y le adaptaron dos flotadores a imitación de las embarcaciones polinesias. Lo dicho una esperpentica embarcación que dedica a pasear a sus compatriotas en la época turística. Ahora en la época de lluvias la hace invernar, al parecer en Santa Teresa.

En noticias de Costa Rica de este blog leo: El mandatario, Óscar Arias, y el presidente del Banco Central, Francisco de Paula Gutiérrez, reconocieron ayer que el país está en recesión económica. A buena hora mangas largas, decían en el pueblo en que nací. Leer las noticias de este país en los periódicos, es para desesperarse; la primera pagina inequívocamente esta ocupada por una señorita en ropas menores, junto a la noticia de que han matado a alguien al robarle un celular, y en el interior futbol chismes de la jet y la forma en que la policía le roba la droga incautada a la otra policía. La crisis no existe.
Ayer por la tarde, junto a mi mesa, hay dos parejas de mi edad aproximadamente. La verdad es que ni les había prestado atención, pero pasado un rato, detecto que su idioma aunque español, no es tico. Presto un poco de atención y efectivamente doy por supuesto que son españoles. Me acerco por su mesa y no me había equivocado, dos matrimonios catalanes que llevaban unos quince días por estas tierras. Mas bien son ellos los que se interesan por las causas por las que me he quedado en este país y no es mucho mas lo que puedo saber sobre ellos, ha llegado la hora de las porruas y no las soportan así que siguen camino. Feliz estancia en este país y espero que os decidáis algún día vivir en él.
Llevo un tiempo detrás de escribir la historia de mi amigo Javier, pero no hay forma. Sabe que lo estoy haciendo y a él no le interesa la forma mía de hacerlo así que cada vez que intento sacarle algo, me da una lección de su particular filosofía.

Los mangos y otro tipo de frutas, los ves ahora por el suelo. Javier me ha dado una bolsa de ellas pero son del tipo de pura fibra, por lo que hay que comérselas a bocados y el caldo te llega hasta la barriga. Las papayas me encantan.
Por razones que nadie acierta a comprender (hay versiones para todos los gustos), esta siendo derrumbado el que en su día fue local de la policía y en el que nunca vi a uno solo desde mi llegada.

Mis filosofadas, las divido en dos, las que echo en el porche de Javier a la vuelta de la playa y las de mi terraza con Vanessa.

No acababa de publicar esta entrada cuando y sin previo aviso se desata una hermosa tormenta. Aunque por aquí dicen no conocer ningún caso de muerte por rayos, la verdad sea dicha, acojona escucharlos tan cerca.

El ruido de fondo no es tal, sino el de la lluvia.

Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Tessitore di Sogno dijo...

Hola José Manuel,

He llegado a tu blog vía google con las claves: "bosque cabaña lluvia site:blogspot.com" y desde la primera entrada quedé enganchado al mismo, la forma en que describes la lluvia en tu techo, la tierra húmeda, los sonidos de los animales, las panorámicas desde tu mesita en la playa, personajes con vidas tan interesantes como William y su historia de Vietnam, realmente tus textos son un gran motivante para los que ansiamos huir de la ciudad a un pequeño pueblito, aunque, por ahora mis circunstancias no se pliegan a mis deseos, pronto he de seguir tus pasos.

Me llama la atención tus comentarios como: "foto de carrito de helados sin gringo que pueda estropear la foto" jajaja, en verdad para tí son un “pain in the ass” los gringos, no es cierto?

También te cuento que desde que encontré tu blog no he parado de leer las entradas de la más reciente hacia atrás, por ahora debo ir por ahí de Marzo 2009, pienso terminar de leerlo todo.

Sobre tu depresión no sé cuales hayan sido tus razones, pero cuanta sabiduría hay en que hasta de lo peor saca uno aprendizajes, y que en cuanto más oscura es la noche más cerca se encuentra la luz del día.

Ojala pronto encuentres esa pareja para compartir esa vida tuya tan rica y llena de significados, aunque si no, creo que tu mismo te encargas de darle un rumbo enriquecedor, rodeándote de amistades interesantes y lleno de pequeños grandes detalles.

Que triste la parte de tu residencia aunque no me lo explico, un país que vive del turismo creo que debería simplificar todos esos trámites, pero bueno mi amigo, pronto...

Estoy muy contento de haber encontrado tu blog, es de esas casualidades que se vuelven enriquecedoras :o)

Un abrazo y por aquí me tendrás comentando, si me lo permites.

José Manuel dijo...

La contestación a tu comentario lo he estado postergando porque creía merecía esmerarse en el mismo. También es verdad que no sabia a quien dirigirme, porque busque la traducción de Tessitore, y me daba tejedor pero si lo hacia con el nombre completo de tu blog, daba “tejedora de sueños”. He leído tus entradas y al menos en los comentarios se dirigen a ti como “macho”, aunque si lo eres, tienes una sensibilidad que yo solo atribuyo a las féminas, en especial en la selección de música que en él has colocado (No pretendo ofender a nadie).
Con la edad que tienes, casi es imposible que puedas dejar un mundo para buscar el que sueñas. Lo que yo llamo sistema se encargara de enredarte en su tela de araña y te impedira cumplir ese sueño. Mis circunstancias han sido especiales.
Si, de siempre supe que los gringos se saben ciudadanos del imperio y nos consideran al resto territorio conquistado. Lo que más me fastidia de ellos es su forma de mirar por encima del hombro. Ahora convivo con ellos y la verdad es que molestan poco, puesto que no se mezclan con lo que para ellos son seres inferiores y tampoco hacen mucho o nada por aprender otro idioma. No me menoscabes, no los odio ni nada por el estilo, mas bien me los tomo a broma.
No hay que buscarle razones a la depresión, he estudiado mucho sobre ella y nadie esta libre de sufrirla, aunque en particular yo, no se lo deseo ni al peor de mis enemigos.
Mi amiga Bettina cuando se refiere a mi pareja y me dice: Un alma gemela, que no solo la coarte, sino que la transforme en un proyecto común y la impulse de otra felicidad. Veo perfectamente que la necesito, pero por otra parte, me veo como un bicho raro y no imagino a nadie capaz de compartir la suya con él (el bicho). Ojala se cumplan vuestros deseos.
Aun habiéndome prometido que por muy ofensivos que fuesen, siempre dejaría los comentarios y contestarlos, si dentro de mis conocimientos estaba, solo los he quitado de una sola persona pero por causas que se salen de este. Como no voy a permitir los tuyos si no haces mas que alabarme. Seria de mal nacido

Un abrazo