viernes, 15 de mayo de 2009

Caminos que nunca volverán a encontrarse

me manda unas instrucciones para cambiar la URL a este puñetero blog. Diana es una maquinas. ¡Vaya niña inteligente! He llegado hasta el final de las mismas pero no, doy marcha atrás. Ya cometí ese error con la que en su día hice acerca de una forma de obtener energía, y que patenté. Di de baja en Google y di de alta la nueva pero con el mismo titulo; desapareció del buscador. La verdad sea dicha tampoco me he preocupado mucho de que se haga visible, o de volver a la anterior URL.
Leer el resto No, no es de esto de lo que me gusta escribir, pero soy obsesivo cuando pretendo una cosa y no doy con una solución que me satisfaga. Se que este blog lo ven unas ciento cincuenta personas diarias y en el principio, deseaba que lo visitaran, pero mas que porque leyeran lo que escribía, por la posibilidad de entablar relaciones con otras personas; mi depresión me lo pedía. Paso la misma y ya para nada escribía pensando en que me leyeran, es mas sentía cierto rubor de que alguien pudiera leer lo que me salía en un momento en el que necesitaba exteriorizar lo que pensaba y que a nadie le debía interesar, pero el principal motivo de querer abandonarlo fue el saber que había personas que me seguían pero no precisamente porque les gustara los temas de los que trataba, sino para tergiversar todo e ir diciéndole a otras personas que no lo leen, pero que si me conocen, que soy un cualquiercosa. Lo que puedan pensar de mi en el mundo que deje atrás, sinceramente, me importa tres rábanos, pero se que una de ellas, siente verdadero odio por mi, y sabido es que no sufre el odiado, sino el que odia.
Ya en su día hice un pensando se diera por aludido/a (La verdad es que en aquel entonces estaba enfadado), pero no, no ceja en seguirme.
Cierto día tomo la determinación de dejarlo y comenzar otro en el que ni dios sepa de mi existencia, pero decido por respeto a muchas personas y o sorpresa, no son ya los comentarios de animo que recibo para que continuara con el mismo, sino la cantidad de correos que recibí (en aquel entonces en uno de los gadget tenia mi correo y por motivos que no vienen al caso también lo quite) con mas de lo mismo. Especialmente me llego al alma un comentario de Virginia, argentina ella.
Hace poco escribí sobre mi libertad. Nada me impide ejercerla y mandar este blog a dormir el sueño de los justos, pero también hable de mi moral y por extrañas circunstancias, siento una verdadera obligación/respeto hacia ellas, motivo por el que seguiré buscando una solución en la que todos salgamos satisfechos.
A ti, te pido por favor, que me olvides. Nuestros caminos hace tiempo que divergieron y nada consigues odiándome sino mas bien todo lo contrario. Piensa en ti y en tu felicidad; es hora de que busque otro mundo Yo te deseo el mejor de ellos.


Búsqueda en Google de:

6 comentarios:

Diana Laura dijo...

Gracias.
Duro.
No más palabras.

Dady... dijo...

que me paso y dejo saludos, y digo nuevamente simplemente me gusto su blog, con todo el respeto que se merece, yo dejo aqui mi humilde comentario, buena vida!!!..
Dady...

Bs As Arg.

Tessitore di Sogno dijo...

Una manera tan cortés de pedir un punto de ruptura, digna de un caballero, supondría -al menos- una valiente partida.

Feliz finde, José Manuel.

Anónimo dijo...

Querido José Manuel:
Tanto has hablado de la libertad que todo el derecho tienes de hacer lo que quieras con tu blog, de patear tableros y que sean nuevas personas las que te encuentren en la red. Siempre habrá alguien que quedará enganchado con vos, de eso no tengo dudas.
Sigo leyéndote todos los días y disfrutando como la primera vez. Ahora...si decides "mudarte" avisame que te paso mi correo!!!! La verdad que me emocionó mucho leer mi nombre en tu comentario...Algún día me gustaría que nos conozcamos, sé que mi novio y yo podríamos tener largas charlas con vos en esa mesa que te sientas todos los días, aunque después de leer todos tus relatos no se dónde carajo te encuentras!!! por ahí se me pasó a mi o simplemente nunca quisiste mencionar el nombre del pueblo que elegiste...pero bueno, si tiene que ser, será!

José, si realmente hay alguien que siente ese odio hacia vos, ignóralo, bastante grande y valedero es el cambio que has hecho en tu vida como para que algo que ese sujeto pueda decir o hacer te afecte!!!! Que haga lo que quiera, él solo se hundirá en sus tormentos y si no, no se merece ni que lo evoques en tu mente!!!

No puedo dejar de mencionar esos ruidos que hace ese sapo que grabaste, me erizó los pelos de mi brazo, sin siquiera pensar en el rechazo que le tengo a esos animalitos!! Pero, el sonido de la lluvia y los truenos son fantásticos!!
Aunque sé que es la parte más rosa de tus relatos, me encantan las historias de vida de la gente que te rodea! y que buena manera que tienes de transmitirlas hombre!!
Estamos en contacto, muchas gracias por todo y por escribir diariamente!!!
Besos y suerte!, Virginia

José Manuel dijo...

Amiga Virginia, tu si que podías hacer un blog. Tu espontaneidad me encanta.
Eres muy aguda y no has conseguido saber en que lugar de Costa Rica me encuentro, lo que me hace muy feliz. Si lo hago expresamente, incluso reviso las imágenes que aquí coloco y quito el nombre del pueblo en caso de que aparezca. ¿La causa?.. Muy fácil, personas que durante me enfermedad no solo no se acordaron de mi y si lo hicieron ni siquiera tuvieron el detalle de llamarme por teléfono, curiosamente ahora quieren venir a verme.
No por favor, que se queden allí o que vayan a otro sitio donde posiblemente lo pasaran mejor que conmigo, puesto que no podría contenerme y se lo reprocharía. Prefiero que me olviden. Me repito, ningún mal les deseo.

Abrazos

Bettina dijo...

Me dirijo,José Manuel ,a ésa persona que tanto te odia:

Señora:

Quiérase más! no pierda, ni un segundo más, en alimentar ése odio.La única perjudicada es Ud.No puede ser feliz así! está perdiendo un valioso tiempo en algo tan estéril como inútil...
Busque una buena Sicóloga porque ,sin duda, necesita ayuda.Posiblemente no pueda salir sola de ése emfermizo sentimiento.
Perdone, intente comprender a quién pretende que le ha hecho algún daño y procure buscar su propia felicidad.
No la creo capaz,que haciendo lo que hace,pueda sentir Ud.algún placer.
No le deseo ningún mal,Señora. sólo, intentar que recupere Ud. su propia vida, que puede todavía,ser interesante,enriquecedora y finalmente, encontrar la felicidad.
Le deseo, de corazón, que lo consiga!