miércoles, 23 de mayo de 2007

Etapas de mi vida que ningún bien me hacen

La verdad es que me lo esperaba. Esta mañana al despertarme, solo poner los pies en tierra, sabia que no estaba bien, aun así decidí dar mi acostumbrado paseo con los perros. Jamás se me ha hecho el camino tan largo. Cuando volví, ya no era el cansancio integral el que tenia, sino que noto que la ansiedad me va en aumento hasta que empiezo a rabiar. Quiero ponerme delante de este aparato, pero el cuerpo solo me pedía cama en la que al final acabo. Pastilla de Trankimazin bajo la lengua y a seguir con mi dolor del alma hasta que poco a poco me va haciendo efecto y acompañado del cansancio, hace que me quede dormido. Me acabo de levantar hace poco, he pensado en tirarme a la piscina, pero ni fuerzas tengo. Tampoco he comido, pero eso me da igual; malditas las ganas que tengo de hacerlo.
Ahora reflexiono: No me podía haber apañado con el ordenador como lo tenía. El por qué esa maldita obsesión mía por la perfección. El por qué cabrearme por unos personajes amorales a los que ya tenia que tener borrados de mi mente. La verdad es que pienso que si sigo con esta forma de ser, ni el irme a Centroamérica, me va a reconciliar con mi espíritu. Lo primero que me voy a topar es con la cruda realidad de la pobreza y todas las consecuencias que lleva consigo. Si sigo con esta forma de ser y me irrito contra los sinvergüenzas que a nivel mundial la provocan, no voy a conseguir ninguno de mis objetivos. Puede que sea bueno que me haya pasado aquí, y me sirva para ir cerrando etapas de mi vida que ningún bien me hacen y aprender a encarar las contrariedades bajo otra perspectiva.

Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

Dedie dijo...

Sí que tienes solución, nada de desalientos. He leído lo que te ha pasado con tus amigos, supongo que estarás dándole vueltas a eso y pesa demasiado sobre tu estado de ánimo. Creo que te lo he dicho en alguna ocasión, todos necesitamos de amigos, la soledad total no es buena.

Deberías hablar con ellos, pero no desde tu postura prepotente y dispuesta a echar en cara lo que sea ( no te me enfades por esto), desde la postura del que está dispuesto a perdonar errores y también a pedir perdón. Deberías hablarles de tu problema, como se habla a los amigos, con cariño y con paciencia ( ya estás harto de saber que a la gente le cuesta entender qué significa esa enfermedad, y creen que es más un actitud que un serio problema).

De verdad que me causa tristeza imaginarte mal. Yo te deseo lo mejor y te mando como siempre muchos biquiños. Venga , una sonrisa....y no abandones tus sueños!

P.D: pobrecillo Fideo, pero has hecho bien. Y me alegro un montón que lo hayas adoptado.´Eso sí que me despertó una sonrisa cuando lo leí.