domingo, 8 de julio de 2007

El final sera mas energía nuclear

Si pinchas sobre la foto irás a la Web original
La ciudad de Granada es una ciudad con una orografía muy especial. Baste decir que esta situada entre las cotas 600 y 800, aproximadamente, sobre el nivel del mar, como consecuencia de estos desniveles en las redes de suministro de agua potable hay colocadas gran número de reductoras de presión. Desde que me hice cargo de las redes me llamo la atención la gran cantidad de energía que en ellas se desaprovechaba. Me propuse hacerla recuperable.
Fue durante los principios de mi depresión, en uno de los retornos a la empresa, la cual ya había sido privatizada y los nuevos gestores, lo que menos le interesaba era la tecnología sino la forma rápida de hacer dinero, con métodos poco ortodoxos, razón por los que a los que no les seguíamos el juego nos fueron aislando. Aparte de hundirme mas en mi enfermedad, me dejaron mucho tiempo libre y me dedique a estudiar el tema que tanto me había fascinado. No iba por el camino correcto, pero un día, ni recuerdo como, se hizo la luz. No quise que esto les sirviera a los codiciosos gestores, que tanto bien me habían hecho, para enriquecerse más, por lo que decidí patentar esta forma de obtener energía. Aun tengo la patente, pero mi prioridad es salir de este pozo y poco o nada he hecho por ponerla en marcha.
Ya en mi casa, fueron muchas horas las que dedique al tema de las energías renovables, solo interrumpidas por mis crisis. Desde el estudio de las diferentes clases, Protocolo de Kyoto, normativa de la UE y no exagero, si digo que me hice un experto en esta materia. No tenia ni idea de cómo se hacia una Web y al final la hice, y en ella hablé un poco de todos estos temas. Puedes verla . He repetido el cariño que le tengo a esta maquina y lo que me ha ayudado.
Pronto comprendí que a los políticos (Con esta no se cuantas veces los menciono en plan negativo) en absoluto estaban interesados por la cuestión. Aunque lo hemos puesto a parir, el país mas decente fue USA, que dijo que el no firmaba el citado protocolo, los otros, mas diplomáticos, siguieron aumentando la emisión de gases, pero se inventaron el subterfugio de poder comprarles los derechos de emisión a los países que no contaminaban.
Mucho antes de leer a James Lovelock, ya lo habréis visto en mi Web, yo ya predecía que el final seria la energía nuclear. También me di cuenta de cuan equivocados estaban los ecologistas y me sigue la duda si no le estarán haciendo el juego a los oligarcas por oscuros intereses.
El tema da para mucho. Otro día seguiré.

Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, José Manuel: te felicito por tus últimos escritos que, sobre nuestra pobre Tierra, estás publicando en tu Blog. Esto me demuestra, como mínimo, dos cosas: la primera, que eres un experto en estos temas, que además sabes explicar y denunciar con claridad. Y la segunda, que te "noto" animado y con espiritu. Muy buena señal.
Un abrazo de Caravaggio.

José Manuel dijo...

Amigo Caravaggio; efectivamente llevo unos días que me encuentro bastante bien. Ten en cuenta que con esta dichosa depresión llevo entre seis u ocho años (La noción del tiempo la he perdido y como la mente trata de ocultar lo malo, tampoco quiero indagar) y no se va tan fácil como dice en su canción tu paisano Joan Bautista Humet.
No se el tiempo que llevas tú, ni los medios que tienes para subsistir, porque si no, te daría, no consejos, sino cosas que me han ayudado a sobrevivir.