lunes, 30 de julio de 2007

Multinacionales; hijas de la gran…Bretaña

Uno quiere escapar del sistema, pero cuando menos te lo esperas tienes que recurrir a él.
No se exactamente si la noche del viernes, estaba navegando con este aparato, veo que me desaparece la conexión inalámbrica, y aunque seguía conectado por cable, llamo a la compañía Telefónica, para ver si me lo resuelven. Primero el dichoso robot: Si es para tal, pulse uno, si para cual pulse dos, marque su numero de teléfono y ya por ultimo, te advierten que el coste de la llamada se de 0,60 €/ minuto. Se apaga el robot y a escuchar música, interrumpida por otro robot, que dice que perdone las molestias que ya me atenderán. La espera ya me cuesta como si hubiera ido a un concierto de los Rollings. Cuando ya tenía la ansiedad por las nubes, me sale una “señorica”, ingeniera ella, para mas señas de informática, pero sin puta idea de la misma. Después de una hora de puteo, no solo me quedo sin conexión inalámbrica sino también sin cable. Conclusión final, según ella, el router no me funciona y que llame a otro numero de teléfono para solicitar uno nuevo. Desesperado me acuesto y a la mañana siguiente llamo al dichoso teléfono. ¡Inocente de mí! Otra vez el robot, diciéndome que me atenderían de lunes a viernes. Otros dos intentos de llamada, al parecer doy con todos los inútiles, porque yo pague IP estática, y por tanto exclusiva, y ellos empeñados en cambiármela. Conclusión esta vez, que tengo mal la línea. Reconozco que soy un cabezón, pienso que es del Windows Vista, formateo, con el cabreo se lo hago al disco entero, tengo que volver a hacerla la partición, y menos mal que todos los datos importantes los tengo metidos en la Web 2. Con el XP, consigo conectarme con mi antiguo modem, y a través de la web consigo no sin investigar a base de bien, como se configura el router. Esta mañana por fin lo he conseguido.
Supongamos que hubiera sido una pequeña empresa que dependiera de la conexión a Internet. Hubiera esperado hasta hoy lunes, hubiera llamado para que le enviaran un router nuevo, pasarían dos o tres días sin que se lo suministraran, cuando lo hicieran, seguirían con el mismo problema y ya me pierdo en como resolverían el problema.
Eso si los beneficios de estas multinacionales se asusta uno de cómo suben y nosotros teniendo que pasar por el aro.

Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

Gaván dijo...

Precisamente por ese puteo en Costa Rica estamos en contra del TLC. Preferimos la experiencia criolla que podría estar un poco desactualizada tal vez pero por lo menos al alcance de un importante número de la población y no el capitalismo salvaje de estas multinacionales de mierda que se burlan de los pueblos. Saludos y aún espero tu correo aunque no tanto como lo has esperado vos.