viernes, 22 de junio de 2007

El pasado. Rompiendo con el mismo

Mi hija me había dicho varias veces que a la casa le hacia falta un pintado, pero la verdad es que con la mierda esta de la depresión, si no cuida uno ni de su aspecto, como se va a tener en cuenta el de la casa. Al fin ella fue la que llamo al pintor, y me ha coincidido con una de mis crisis mientras pintaba. Solo me acuerdo que cuando vino a ver de qué se trataba, le dije que cambiara de color.
Estoy contento. Ya ayer, estuve dándole retoques a la pintura y hoy llevo todo el día limpiando zócalos, manchas del suelo y fregando. ¡Que diferencia con las crisis!
El por qué estoy contento; pues porque ya no es la pintura en si, sino que me va a servir para romper con recuerdos de mi pasado. Cuadros, sofás y todo lo que relacione con mi ex, o mis ex amigos, van a ir al fuego eterno. Aunque son pequeñeces tengo la sensación de estar empezando una nueva vida.

Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

Enrique Padilla dijo...

cada día es un romper con el pasado y nos agarramos de pequeñas cosas para seguir adelante y no desmoronarnos. Algunos lo saben, otros no y continúan como pequeñas máquinas dejándose llevar por las circunstancias. Es bueno romper con el pasado. Qué difícil.