jueves, 15 de noviembre de 2007

Prescindir de cosas. Lo superfluo de este mundo

Llevo dos o tres años aislado del resto del mundo y yo mismo digo de mi que llevo una vida austera pero la verdad es que nunca me he propuesto hacer una relación de las cosas de la que prescindiría y de las que no. Como es lógico todas no me van a venir a la mente sobre la marcha, así que voy a dejar abierto este escrito.

Prescindiría o estoy prescindiendo:
La ropa de marca. Si este puñetero frío me dejara me pasaría todo el año en bañador
Del coche
De la televisión
Ir a comer a un restaurante
De una vivienda excesivamente grande
De la cantidad de muebles innecesarios de las que se suelen llenar
Asistir a actos sociales como bautizos, bodas y otros
Ver escaparates
De los políticos
De la mayoría de los libros de que dispongo
De los que consideraba mis amigos
Ir de bares
Ir de discotecas
Reuniones de intelectuales
De hacerme el imprescindible
La lavadora
Ir a un concierto
Desodorantes y todo tipo de cosméticos
Maquina de afeitar
Cámara de video
Del dinero (Me encantaría el trueque)
Medallas y demás abalorios
Todo tipo de periódicos
Despertador
Reloj
Videojuegos
Teléfono (Móvil y fijo)
De los estúpidos
De las mujeres (Tal y como pienso ahora)

No prescindiría:
De mi moto
De mi PC
Como consecuencia de esta ultima de la electricidad
Del tabaco (Por ahora)
De contados libros
Del frigorífico (Al menos aquí)
Las gafas
Mis medicinas (También por ahora)
Cámara de fotos; mejor submarina
La playa y su fondo marino
Tijeras
Mis herramientas (Me encanta la mecánica)
Algún animal de compañía
Mi colección de música (15-11-07)

Búsqueda en Google de:

10 comentarios:

Julia Ardón dijo...

El asunto no es tener o no tener las cosas, creo yo...el asunto es necesitarlas.
Se va liberando una cuando ls tiene pero se da cuenta que no las necesita.
Eso con las cosas, con las gentes, con las relaciones, con los lugares, con las costumbres, con los dogmas...

;)

En el fondo: es el asunto del desapego.

Silvia González dijo...

ocuparías de menos medicinas si quitaras eso de "prescindir" de las mujeres...¿ qué? no querés que te leamos siquiera???!!!!

José Manuel dijo...

Amiga Julia, la verdad es que me ha hecho recapacitar lo de que se prescinde de lo que ya se tiene, pero me he aplicado el cuento: Lo primero que se me ha venido a la cabeza es el coche y la moto. Dispongo de los dos; el coche es un buen vehiculo en el que por ejemplo, gradúo la temperatura y tengo la misma tanto en invierno como en verano; pues bien desde que estoy en mi retiro ahí esta durmiendo el sueño de los justos y sin embargo en lo poco que salgo lo hago en mi vieja moto y las temperaturas que hacen por estas fechas, por aquí, rondan los cero grados. El por qué hago esto; a la moto por causas que ahora no vienen a cuento le tengo cariño. De todas formas te agradezco no solo el que me hayas hecho reflexionar, sino que me hayas intrigado y que seguiré pensando en el asunto.
Un abrazo

José Manuel dijo...

Amiga Silvia, tu mereces un capitulo aparte. No te culpo de que no hayas leído mi diario y si me crees, lo empecé y lo sigo haciendo sin ánimos de notoriedad. He vencido a una depresión de la cual aun me quedan malas rachas y según mi psiquiatra el día que yo considere que ya estoy bien del todo, aun tendré que seguir un año con mis medicinas. Aunque he perdido la noción del tiempo (Durante la depresión estas en otro mundo), han sido cinco o siete años los cuales no se los deseo ni a mi peor enemigo, pero cuando he vuelto, me he encontrado divorciado. El por qué se la divorciado de mi la que ha sido mi mujer tantos años. Sigo sin saberlo. Una de las cosas que ella va diciendo por ahí es que yo tengo una amante y te aseguro que no solo no es cierto, sino que es en lo que menos se piensa durante esta enfermedad o al menos en la mía, puesto que no hay dos iguales. A partir de aquí, aunque estoy completamente seguro de que no es misoginia, si te digo que a las mujeres les tengo llamémosle un cierto respeto. En estos momentos veo muy difícil unir mi vida con otra mujer, pero tampoco soy de los que digo de esta agua no beberé. Puedes creerme si te digo que a las mujeres siempre las he considerado superiores a los hombres, al menos en inteligencia.
Un abrazo

Em dijo...

Bueno, diferente opiniones, yo no prescindiría jamás de la lavadora jajaja!!!

Y bueno, pues eso de prescindir de las mujeres pues... no nos tendrías aquí jiji :)

Y creo que yo pondría a la PC en las cosas de las que podría prescindir.

Un beso grande.

Barrabás-Barrabás dijo...

Hola, José Manuel,
la primera vez que supe de usted y su blog fue en un comment que hiso donde se referia a mudarse a una costa lejana y solitaria -posiblemente a una mexicana-.
Con un plan de vida como tal es algo muy inteligente plantearse de qué prescindiría o de qué no. Lo entiendo perfectamente.

Un cordial saludo y un abrazo.

Anónimo dijo...

amigo jose manuel por tus palabras dedusco que has prescindido de las cosas que no te gustan y que viviendo solo son imprescindibles como la lavadora y los productos de aseo personal. En cambio no te quieres deshacer de cosas que para otros no son tan importantes , y es que en definitiva en la vida cada persona tiene sus prioridades ,principios y valores .

rosa dijo...

penas de amor:
Mira: la gente deja de amarte de igual manera que tu a veces dejas de amar a la gente. O velo distinto: se cambia la manera de amar.El amor no puede morir, solo se transforma.

No te hagas daño...y no le hagas mucho caso a los siquiatras...que lucran con nuestros dolores.



Piénsalo. Valés mucho . Tienes un corazón abierto, ya eso te convierte en un hombre "apetecible" para muchas. De esos no hay tantos.
Eres especial. Te leeré.

José Manuel dijo...

Amiga Rosa, he faltado un poco de este mundo y cuando he vuelto, me ha parecido una falta de ética el no haberte contestado.
Es curioso que siendo la primera ley de la termodinámica, uno de mis principios básicos, nunca lo haya aplicado al amor. Las personas que me hacen pensar las admiro y te aseguro que tú lo has conseguido. He amado, pero… ¡misterio! ¿Dónde esta ahora ese amor? Se que muy lejano de mi y dudo que vuelva.
De todas formas te agradezco mucho los piropos que me echas y te agradezco que decidas leerme, pero después de las reflexiones de esta mañana en ¿Despertando de un sueño?, me estoy replanteando el cerrar este blog. Una de las cosas que he aprendido es que no hay que tener prisa para nada, y lo reflexionare, pero te vuelvo a repetir. ¡Gracias!

rosa dijo...

si de algo te sirve esto de la blogosfera es para darle algun sentido a la vida y darte cuenta que no estás solo y que el Amor sí existe.
Es cosa de animarse a verlo.
La amistad sincera es uno de los más bellos tipos de amor, y en esta práctica y con tu sinceridad estoy segura ganarás muchos amigos.