martes, 20 de noviembre de 2007

El alma, su dolor y el placer del amor

¿Qué es el alma? ¿Existe? Para el que haya leído un poco de mi diario, sabe perfectamente que no creo en ningún dios y por volver a repetirlo aquí, parecería que me jacto de ello, pero no, es que no se el por qué, todo el mundo relaciona alma y religión. Pues bien, si hay alguien en esta vida convencido de que existe, ese soy yo. Una de las cosas que mi mente aun no ha ocultado es precisamente como duele, y puedo asegurar que es un dolor mayor que cualquiera físico, al menos que yo conozca.
Estoy reflexionando sobre algo que me ha dicho una desconocida, Rosa. Me decía que el amor no puede morir, que únicamente se transforma. Ya a ella, le he dicho que la primera ley de la termodinámica, es uno de mis principios fundamentales, luego lleva razón. ¿Qué es el amor? Me hago la misma pregunta que con el alma. No se si todos lo hemos experimentado pero yo al menos he sido uno de los afortunados que si. Tampoco se si todos lo han experimentado igual, pero lo mismo que he dicho lo del dolor del alma, el amor te hace experimentar un placer mayor que ningún otro físico. Nada que ver con el acto sexual ni con ningún tipo de droga.
No se si conscientemente, pero estoy hablando de dos cosas inmateriales que producen dolor y placer. Yo al menos tanto una como el otro las he sentido como algo exterior a mi cuerpo y sin embargo al decir inmaterial, me esta dando la sensación de que estoy refiriéndome a la nada, cosa a la que no llego, luego ¿de qué estoy hablando? Otra vez vuelvo a cerrar el círculo y vuelvo a pensar en el cerebro, mi gran misterio. Pero esa masa encefálica, ¿no esta encerrada en la caja craneana? El por que yo he sentido el alma y el amor fuera de ella ¿Hasta donde se extiende el cerebro? ¿De que materia esta formada la parte del mismo exterior a la citada caja? ¿Llegara hasta el infinito? Al igual que la nada tampoco llego al infinito. ¿En que creo?
Puede que los oligarcas, nos hagan pensar en política, en futbol y en problemas tan importantes como si nuestro mandatario llevaba la corbata adecuada en el momento oportuno; la mente es muy poderosa y si nos dejan usarla a nuestro libre albedrío, algún día podríamos caer en como nos esclavizan, y nos volvamos contra ellos. ¿Es verdad aquello de que el pastor vive más feliz porque no piensa?

Búsqueda en Google de:

4 comentarios:

Julia Ardón dijo...

te recomiendo leer física cuántica, y acercarte a las propuestas de Leonardo Boff.

¿ No te suena la idea de Dios como conciencia compartida entre la humanidad y la naturaleza?
pensalo...yo siento que por ahí anda la cosa...la tirada es que las jerarquías de las religiones todo lo han tergiversado...

José Manuel dijo...

Mi querida amiga Julia, ya sobre los diez y ocho años, pase una especie de crisis mística en la que oprimí al cerebro al máximo y en la cual pase de rezar un padre nuestro cada cincuenta metros, por si había cometido un pecado venial de pensamiento, a no creer en ningún dios. Te aseguro lo pasé mal y no quiero repetir la experiencia, pero te aseguro que la idea de pensar como pienso para nada me hace infeliz. Sinceramente creo que podíamos estar filosofando toda la vida y no me convencerías.
Estoy seguro que la mayoría de los creyentes, sean de la religión que sean y de cualquier época, han necesitado un dios ante la no aceptación de que después de la muerte no hay nada. Sin embargo yo si creo que ya las células que por mi han pasado (Sabrás que cambiamos todas las células del cuerpo cada siete o diez años) ya son flores, otros animales o vagan por el espacio y lo veo de lo mas natural. Para más INRI, he estado muy cerca de la muerte y te aseguro que lo que sentí fue un gran subidón de adrenalina. Para nada le temo a la muerte.

Em dijo...

Uff!! En realidad tu planteamiento me parece muy fuerte y totalmente abierto al debate...

Mi opinión es... necesitamos en algo en qué creer, sea Dios o no, sea la ciencia o no; y eso en qué creer nos lo dan nuestro mandatarios y dirigentes porque es más cómodo; nos da flojera pensar y pelear por lo que pensamos; eso es todo.

:)

José Manuel dijo...

Amiga Emilia, bajo ningún concepto, quiero establecer una polémica con esta mi forma de pensar y mucho menos contigo. Mi experiencia me dice que cada vez que se debate sobre este tema todo el mundo se cree en posesión de la verdad absoluta y mi posición siempre ha sido callar y dejar que cada uno siga con su verdad sea absoluta o no. Ya en su día tuve que escribir sobre el tema más bien forzado. Fue en Octubre en De dioses, profetas y otros iluminados, y el final es que acabe mosqueado con mi visitante que si mal no recuerdo, era mejicano al igual que tú.
Hay temas que mejor ni plantearse, ya somos mayorcitos y estoy convencido que sobre este ya todos tenemos una idea preconcebida, así que prefiero hablar de tus gatos, donde iba a poner este comentario, pero como he dicho antes me iban a tomar por un bicho raro.
Tú cree en lo que tú quieras, que para mi eso no te va a hacer mejor ni peor persona.
En cuanto a lo de pensar libremente, te aseguro que desde el principio de los tiempos, siempre han intentado y normalmente lo han conseguido, llevarnos por la senda de los borregos.
Un beso