viernes, 9 de mayo de 2008

La curva de Hubbert y la teoría “abiótica” del origen del petróleo

La del pico de Hubbert, también conocida como cenit del petróleo, es una influyente teoría acerca de la tasa de agotamiento a largo plazo del petróleo, así como de otros combustibles fósiles. Predice que la producción mundial de petróleo llegará a su cenit y después declinará tan rápido como creció, resaltando el hecho de que el factor limitador de la extracción de petróleo es la energía requerida y no su coste económico.
Una completamente diferente sobre la formación del petróleo apareció en Rusia a principios de los años 50, y sigue siendo prácticamente desconocida en occidente. Ella afirma que la teoría convencional estadounidense sobre orígenes biológicos es un absurdo no-científico y que sigue siendo no probada, e improbable. Estos geólogos rusos indican que los occidentales previeron varias veces el fin del petróleo durante el pasado siglo, esperando poder encontrar más y más… Esta explicación (la rusa), sobre el origen del petróleo y del gas, no existe solo en la teoría. La emergencia de Rusia, y anteriormente la URSS como uno de los mas grandes productores de petróleo y gas natural, esta basado en la aplicación de la teoría en la practica.
En 1956, el profesor Vladimir Porfir’yev, presentó sus conclusiones:”el petróleo y el gas natural no tienen ninguna relación intrínseca con la materia biológica cerca de la superficie de la tierra. Son materiales primitivos que surgieron de las profundidades abismales”. Los geólogos soviéticos acababan de poner la geología ortodoxa occidental patas para arriba. Llamaron a su teoría sobre el origen del petróleo, teoría “abiótica" , quiere decir, no biológica, para diferenciarla de la occidental, sobre el origen biológico del petróleo.
Esto quiere decir que el gas y el petróleo no se van a acabar (por lo menos en los próximos miles de años) y que las principales limitantes para las sociedades humanas podrían ser sus impactos ambientales en la atmósfera, pero no el agotamiento de las “reservas”. Estos impactos incluirían el aumento del dióxido de carbono.
¿A qué teoría haces caso? El precio del crudo no para de subir, luego la lógica seria la primera, pero leo por ahí que entre otras , las petroleras, ya no solo compran el petróleo necesario para el consumo mundial, sino que a costa de mantener el precio alto artificialmente, ya están comprando opciones a la futura producción. Por otra parte, de cada diez sondeos, en occidente solo se acierta en uno, mientras que los rusos lo hacen en cinco, y además en terrenos que bajo el punto de vista de occidente, geológicamente no es apto para que lo haya.
Para mí esta clarísimo, que nos siguen tomando el pelo. Una cosa es nuestra economía particular en la que dos mas dos son cuatro y otra la que ellos llaman ingeniería financiera, que no es otra cosa que obtener ganancias fraudulentas a costa de nuestros bolsillos.
Si es verdad la teoría rusa sobre el origen del petróleo, y cuanto más me informo, mas verdad parece ser, ¿Para qué la guerra de Irak? Estos elementos, a mí al menos, cada vez me vuelven más loco.

Hoy no ha parado de llover en todo el día y a veces fuerte. Se que mis nuevas neuronas están buscando como locas nuevas conexiones.

Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

Gabriel Tobar dijo...

Siceramente, yo haría caso a aquellos miles de geólogos y decenas de miles de ingenieros que nos nutren a diario, religiosamente, sin falta alguna desde hace 150 años, ahora ya de 115 millones diarios de barriles de petróleo equivalentes de 159 litros, entre petróleo crudo y gas natural (que provienen de los mismos pozos y de la misma era geológica de formación, hace 90 y 150 millones de años).

Y debe saber que ésos vienen extrayendo tal monstruosa cantidad, llevan en total más de un billón de barriles desde 1859, asiéndose a la teoría biogénica. Y es que pretender que esta gente encontraba los pozos por casualidad es como prentender que podríamos haber llegado a instalar satélites en órbita sin entender primero bien que la Tierra es redonda y gira alrededor del Sol gracias a la teoría de la gravedad.

Y dado que eso es así, y que aunque el susodicho ruso estuviera en lo cierto (que va a ser que no), estaríamos hablando de velocidades de regeneración lentísimas (eso sí se sabe, que los que se vaciaron del todo no volvieron a llenarse en pocas décadas, pero ni un poquitín) que no ayudarían a nada del problema que tenemos ahora mismo, que es éste.

Saludos.

Saludos cordiales.