sábado, 1 de diciembre de 2007

Desaparecer de este mundo. ¡Que se olviden de mí!

¿Quieres aislarte del resto del mundo? ¿Quieres pasar desapercibido?..¡Te aseguro que no lo conseguirás!... Te lo digo por experiencia.
Cuando mi ex, solicito el divorcio, me llegaron unos papeles en los que más o menos me decían que para una fecha determinada me tenía que presentar en el juzgado. Llego el día y cuando salí, estaba convencido de que estaba divorciado. Gran error el mío; fue mi abogada la que me dijo que aquello habían sido las diligencias previas a la demanda de separación. Tuvieron que pasar mas de dos años, antes de que se celebrara el juicio y gracias a ella que ya solicitó que fuera separación y divorcio en el mismo acto, pero aun así, la sentencia se puede recurrir, cosa que aun estoy en espera de saber si se ha llevado a cabo.
El suministro de agua a esta casa, lo hacia el sinvergüenza que nos vendió el terreno, y en escrituras venia el precio que teníamos que pagar por ella; no se que subterfugio se invento para multiplicarlo. En su día hicimos una asociación de vecinos y el abogado que nos representaba recurrió aquella estafa. Hace más de dos años que el suministro, es a través de otra empresa. Me llega otra notificación, diciéndome que dentro de dos meses tengo que presentarme a juicio por el recurso que se puso contra el sinvergüenza citado. Lo llamo y le digo si le hago un documento dándole permiso para que me represente y no tener que asistir, a lo que me contesta que seria un papeleo sin fin; decido que tendré que presentarme.
Había un perro callejero, al que decido adoptar. Solicito el consejo de una asociación de defensa de los animales para hacerle toda la documentación necesaria y hago a rajatabla lo que me indican. Pues bien recibo una notificación del ayuntamiento, diciendo que me tengo que presentar allí; no cuando yo quiera, sino cuando ellos deciden, porque están haciendo un censo de perros. Espero que no se le ocurra hacer uno de loros, canarios, topos o lagartos, porque no me veo de cacería para que ellos puedan justificar los sueldos inútiles que les pagan con mis impuestos (Se gastan el 60% en administrar el 40% restante) y que para lo único que sirven es para que no paren de joderme. ¿No hay forma de que crucen los datos y que me dejen tranquilo?
Seguiría, pero el listado seria interminable, solo mencionare otro que me desespera. En teoría, mi número de teléfono no lo sabe ni dios, es mas si tengo este dichoso aparato es por Internet; ¡pues bien! es raro el día que no recibo un par de llamadas para venderme algo y no precisamente pañales de niño sino cosas concretas para la situación de edad y condiciones de vida que llevo. En España esta prohibido la divulgación de datos. Se lo pasan por la entrepierna; entras en un listado de morosos por un euro que en su día se te olvido pagar.
Pienso en irme a vivir a una caverna. ¡Que se olviden de mí!

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Gaby Gaby dijo...

Ahh, irónico no??? ojalá y así pasara con todo aquello que queremos que venga a nuestras vidas.. además de las notificaciones de los ayuntamientos!!!

Anónimo dijo...

yo te conozco bien aunque despues de leer algunas de las cosas que escribes creo que ya no , nos unen lazos de sangre y me gustaria tener contacto contigo asiduamente.no se si tu querras pero a mi me gustaria para despejar dudas que tengo.

José Manuel dijo...

Querida/o consanguínea/o, en primer lugar, siento no haberte contestado antes, pero hoy me ha tocado cruzar nuevamente el Golfo de Nicoya por causas que no vienen al caso. Llegada, baño en la piscina e iba a hablar con mi hija cuando he visto tu comentario. Si hubieras estudiado un poco el blog hubieras visto que debajo de la barra lateral tengo mi correo electrónico para los que quieren contarme cosas sin que se vean en los comentarios; de todas formas te lo pongo aquí por si quieres usarlo: master2645@gmail.com
Espero que las dudas sobre mi, no sean de un periodo de mi vida en el que he estado hundido en un pozo tal que para nada quiero volver a revivirlo, aunque si te responderé a preguntas concretas.
Jugando a imaginar cosas, ¡bendita imaginación!, no se el por qué te sitúo en la parte derecha del norte de España.
Por aquello de la consanguinidad, abrazos