lunes, 25 de febrero de 2008

Zahorí, radiestesia y búsqueda de agua y demás objetos

Si hay cosas en las que he creído, una de ellas es que cuando se pierde un objeto, buscándolo, aparece. Siempre he pensado que a los objetos perdidos, no le nacen piernas, por lo que delimitando el lugar donde lo has perdido, allí esta, y jamás desde una bola de un rodamiento, hasta un alfiler, se me han escapado a mis pesquisas.
Hace tres o cuatro días, perdí, el por qué no decirlo, mi prótesis. De una cosa estaba seguro y es que de la casa no había salido, por lo que siguiendo mi razonamiento, dentro de ella estaba. Desde la basura a la cama pasando por el recipiente del papel higiénico, nada se escapo a mi búsqueda. Vueltas a la cabeza, incluso durmiendo, trayecto que había seguido y a seguir buscando. Nada. Cuando ya tenía casi perdidas las esperanzas, recuerdo mis dotes de zahorí, veo que el cielo se me abre, busco mi vara de tal y a volver a iniciar la exploración.
Fue hace tiempo cuando en mi búsqueda de saber lo que desconozco, leí y recurrí a todo lo que encontré a mi alcance para saber de que se trataba. Informaciones a y en , pero tengo que reconocer que me fascinó y un día sin saber como, me encontraba haciendo la famosa Y, y aunque de olivo puesto que avellanos no tengo por aquí cerca y según los expertos son las mejores, la acabe. Coincidencias de la vida, la empresa que nos suministraba el agua, estaba en conflicto con los propietarios de los terrenos y nos tenía hasta meses sin agua. Proliferaron los pozos en toda la urbanización, pero yo prepare la bomba de la depuradora de la piscina, y abasteciéndonos desde la misma, no nos faltaba el agua (La de beber la comprábamos).
Que mejor momento para probar mis dotes de zahorí. Varilla en posición, concentración, y a caminar. Cuando la vara empezó a moverse, tan no me lo creía, que la apretaba con tal fuerza, que los nudos me hacían hasta heridas en la mano. Vuelta a probar y en el mismo sitio la condenaba tiraba que quería partirse. Pocas veces he estado tan seguro de algo. Aquello funcionaba.
Pasa el tiempo y como ya he dicho pierdo la prótesis. Seguridad de que la cosa no me fallaba, concentración y a pasarla por toda la casa. Primera vez, segunda vez y nada. Dudo más de que este dentro de la casa de que la varilla no funcione, pero al final aburrido lo dejo. Ayer viene mi hija, coge un trapo para limpiar, por el que yo había pasado un sin fin de veces y allí estaba la puñetera.¿En qué me queda por ya? La radiestesia no es nada nuevo, se lleva utilizando que se sepa cuatro mil y pico de años. No estoy loco, la varilla se doblaba con tal ímpetu que no había fuerza humana que la aguantara. ¿El por qué ahora no me ha funcionado?

Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

ARTUS dijo...

te recomiendo el eneagrama para que te ubiques en el biotipo humano y veas tus defectos y virtudes...

José Manuel dijo...

Amigo Artus, te agradezco tu recomendación, pero si de algo me ha servido pasar por una (Fuerte) depresión, es para conocerme a mi mismo y ver este puñetero mundo que nos ha tocado vivir, de una forma completamente diferente. Tengo escrito por aquí que no creo en himnos, banderas, fronteras y mucho menos en religiones y por continuar, los test sean del tipo que sean, llamémosle de inteligencia o de los que te ubican dentro de un biotipo humano, no solo ya es que no crea, sino que me parecen (Con perdón) ridículos. La mente humana, es una cosa tan compleja y a la vez tan bonita, que ni los mejores científicos han llegado no ya a saber su funcionamiento, sino que lo que saben de él, comparándolo con lo que saben del universo, están en mantillas, así que nadie me diga que con un puñetero test, van a saber algo de el. Los buenos psiquiatras, cuando se refieren a alguna de las alteraciones del mismo, dicen: Y según me cuentan mis pacientes…
Yo que soy ateo convencido, se que existe el alma, porque me ha dolido, y te aseguro que duele mas que cualquier dolor físico que te imagines.
Por cierto no has sido muy explicito en tu blog.
Un saludo