lunes, 14 de julio de 2008

Corridas de toros sí, corridas de toros no

Vete directamente a Puedes continuar leyendo..., si no te interesa mi vida.
Nunca aprenderé; por más veces que me he dicho que no debo marcarme metas que no pueda cumplir, he estado unos días obsesionado con quitar un dichoso mensajito que me dejaba Internet Explorer, y al final no he conseguido quitárselo, pero estas cosas aun me hunden en esta puñetera depresión. Por si fuera poco, esta mañana me despierto, veo que esta muy oscuro, pienso que es muy temprano, pero no, nublado como para llover, cosas rara por estas fechas, y las bajadas de presión atmosférica a mi en particular, me afectan a la transmisión entre mis neuronas, por lo que llevo el día jodido. Tengo que reconocer que quizás me queje de vicio, porque nada que ver estos bajones, con los de hace relativamente poco. Sinceramente creo que puedo cantar victoria, y la prueba es que me pongo delante de este cacharro para escribir sobre un debate que vi en la televisión, entre los partidarios y los detractores de las corridas de toros.
Puedes continuar leyendo...En su día que en Perú (Y con esta van dos seguidas), la policía ha arremetido contra una manifestación no autorizada, contra las corridas de toros, criticándoles si no tenían cosas mas importantes por las que manifestarse, y la verdad es que no hay que ver la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el nuestro. ¿No tiene este puñetero país otras cosas que debatir? La verdad es que hace poco hice un en el que mencionaba cosas no ya para debatir, sino para echarse a la calle, y tampoco voy a repetirlas. Puedes leer cualquier encuesta sobre las preocupaciones de los españoles y ni en una aparece la fiesta de toros, luego este y otros debates, como siempre, aparecen en épocas en que conviene desviar la atención de los verdaderos problemas y deben ser graves, cuando no han tenido suficiente con que la selección española de futbol, haya sido campeona de Europa.
No se si clasificar el debate de rifirrafe o de dialogo para besugos. Aparte de que el moderador, en vez de hacer de tal, hacia el papel de espectador, con lo que no había quien se enterara de nada, con mucha imaginación y a pesar de tener un cuaderno junto a mi y haberlo preparado con un a favor y un en contra, la falta de argumentos de unos y de otros fue alarmante. Los contrarios a la celebración de las corridas, no se apeaban de que en las corridas lo que hacen los espectadores es disfrutar del sufrimiento del animal, a lo que digo que si hay un torero como Espartaco, que es raro que no salga de una con varias cornadas, la gente en vez de ir a ver el sufrimiento del toro, de ir, irian a ver si es la cornada definitiva. Los partidarios, los puestos de trabajo que gracias a ella existen y algunas otras gansadas. Creo que en esta vida hay que mojarse, y aunque se que en España, según las encuestas, el 70% del personal esta a favor da la abolición, yo personalmente estoy a favor de la misma, y lo estaré mientras no vea razones convincentes de los detractores.
Juan Carlos Illera del Portal, profesor titular y director del Departamento de Fisiología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, el toro bravo durante la lidia libera 10 veces más betaendorfinas (conocidas como hormonas del placer) que un ser humano y siete veces más que durante el transporte. Aunque dicen que esto solo se da en este animal, lo que lo hace especial, para mi y no se si en el mismo grado, se da en otros, y si no que se lo pregunten a mis perros cuando los llevo a vacunar, que ni arrastrándolos hay quien los meta en el veterinario, el final es cogerlos en brazos, y cosa curiosa cuando están dentro, no experimentan el mínimo signo de dolor no ya can la vacuna sino con la implantación del microchip.
Esto para los humanos, lo tengo tan asumido, como que sin llegar necesariamente a la lucha, hay dos experimentos, que les propongo a cualquiera, como que las ortigas no pican cuando uno es consciente de que va a cogerlas, o que no se siente absolutamente nada con los arañazos de los rosales cuando entre ellos te metes para podarlos. Estoy completamente seguro que los toros en caso de que pudieran elegir, decidirían morir en una plaza que en un matadero. Yo he visto cargar el vacuno para carne con unas pinzas de una máquina elevadora, al igual que si de un bulto se tratara, y al llegar al matadero, pasan una cuerda por una pequeña polea, la cual amarran al hocico del animal, tensan mediante un polipasto, y teóricamente los tenían que dejar inconscientes mediante una descarga eléctrica, cosa que se ahorran, y después mediante un puyazo en la nuca, o un mazazo en el mismo lugar, dicen ellos que mueren, pero la verdad es que los desuellan vivos. Esto ¿no lo saben los defensores de los animales?.
Mi segundo alegato, es que gracias a la fiesta, existen, y que no me digan que reservas ni puñetas, porque este animal descendiente del uro, también extinto, y de esto hace unos cientos de años, existía en toda Europa, y ahora es la península Ibérica su único reducto. Es curioso que también existe en America y no precisamente porque los llevaran para torearlos, los terratenientes los soltaban en sus fincas, para protegerlas de humanos y de otras especies.
No voy a seguir, con los puestos de trabajo que crean, la llamada para el turismo (Creo que a España no se la conoce por otra cosa), el dinero que mueve. Ni por todo el oro del mundo me pondría delante de semejante bicho.
El 90% de los pueblos de este país no conciben sus fiestas sin toros.
Mi amigo Mauricio, me dejo un video y un articulo en contra de las corridas. Aqui los dejo para sus seguidores.


También me he entretenido en hacer una relación del número de animales más conocidos que existen en la actualidad.



Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Mau dijo...

Mi amigo José Manuel, no pienso discutir con vos tu posición con respecto a las corridas de toros, pues al cabo éste nio era el punto que te trajo a escribir esta entrada, pero leyendo tu artículo no se me ocurre más que remitirte a un vìdeo ( que seguramente ya habrás visto)pero más que todo a un artículo que escribió Arias Formoso y que me puso un poco a pensar en el sentido de estos "espectáculos" públicos, en nuestro país como buenos descendientes vuestros tampoco se conciben fiestas sin toros, pero hay algo que por cierto es ilegal y se sigue practicando que son las peleas de gallos, te dejo el link del vídeo para copiar y pegar porque no sé como hacerlo como hipervínculo y más abajo el citado artículo:





El vuelo de Pajarito
¿Será que no existe el progreso moral?

rariasformoso@nacion.com

El astado pesa más de quinientos kilos y se llama Pajarito. Pronto va a morir. Está en una plaza de México y no entiende nada. Pero entre varios seres humanos se disponen a torturarlo. Lo engañarán con trapos de colores, le destrozarán el espinazo con lanzas y picos, finalmente le darán una estocada que le traspasará el corazón. Cada vez que el público grite "¡ole!", estará diciéndole "¡idiota!", porque se habrá ido de güicho, embistiendo capote en vez de torero. Él será víctima de la sañuda barbarie y no podrá hacer nada por evitar el desenlace: brutal, efímero, milenario y estúpido.

Al cabo le abren la puerta del toril. Pajarito atraviesa como un rayo la plaza, llega hasta el otro lado, salta la barda, pasa volando sobre el callejón y cae entre el público. Logra avanzar varios metros provocando pánico y gritos y finalmente se atasca en las duras sillas de la tribuna. Ahí lo alcanzan los mismos que se disponían a matarlo con "arte", y lo matan con eficacia. Él ha dejado unos pocos heridos sin gravedad, salvo una señora de sesenta años.

Ese brevísimo vuelo representa para mí un hermoso símbolo. La bestia reclamó esa tarde por todos los toros que, año tras año, son asesinados en los redondeles, principalmente de España, México y Perú.

A uno le parece extrañísimo que un grotesco y horripilante espectáculo de esa índole siga siendo entretenimiento de masas en pleno siglo 21, y al razonarlo agrega que eso estaba bien en tiempos romanos, cuando Nerón o Calígula entretenían así al populacho. El estupor le crece al relacionar la crueldad taurina con otras manifestaciones igualmente sanguinarias, como las peleas de gallos o de perros, y finalmente cae en la vieja pregunta, siempre tan triste de contestar: ¿habrá progreso moral?

Ahí, tal vez, el misterio se desvanezca, cuando uno se vea obligado a responder que "no". O, peor aún, en vez de disolverse quizá sea reemplazado por otro más profundo: no somos capaces de tal progreso. Las pocas personas que conozco, capaces de tolerar -incluso de disfrutar- las corridas de toros, jamás me han dado un argumento racional de por qué gustan de esa atrocidad. Sueltan ideas amorfas, de tan genéricas, como "estampa", "emoción", "arrojo", "tradición", pero ni un solo discurso lógico que los justifique. Mi confrontación los lleva a un reducto sólido: "Instinto", dicen. "Disfruto eso de modo atávico, instintivo".

¡Diablos! Si el gusto por la crueldad -la de los toros o cualquier otra- es de carácter instintivo, o sea, si proviene de nuestro hardware y no de nuestro logos, pues qué mierda, estamos jodidos.


http://www.youtube.com/watch?v=ReJ-0E4ArpA&feature=related

FUENTE: http://www.nacion.com/proa/2006/febrero/26/columnas1.html

José Manuel dijo...

Amigo Mauricio, cuando escribí sobre la caña de azúcar y su desaparición de España y por tanto de Europa, en ella mencionaba a los burros, mas inteligentes de lo que la gente se cree, que la trasportaban hasta las fabricas azucareras. No te exagero si te digo, que en ese pueblo, en el cual nací, por la monda, zafra para vosotros, se concentraban miles de ellos. Cambió el transporte y hoy día existe, una pequeña reserva en Córdoba gracias a la iniciativa de unos voluntarios, voluntarios que un día se cansaran y será una especie más de las desaparecidas de Europa. Para mi son unos bichos simpáticos, y pienso que si fueran rentables por la causa que sea, seguirían en este planeta con el mismo derecho que estamos nosotros. Por desgracia, nos ha tocado vivir una época en la que ser rentables o no es cuestión de supervivencia, y aun el caso de serlo, por sobreexplotación, también corren peligro como es el caso de la ballena. Han desaparecido mas especies en los últimos cien años, que en todo lo que conocemos de historia, y como muestra un botón. De todas formas en estos temas es mejor dejar a cada uno con su forma de pensar, porque mi experiencia me dice que el final es el enfrentamiento y bajo ningún concepto quiero tenerlos con nadie y mucho menos contigo.
Veo que tienes ánimos para escribir, lo que para mi es una muy buena señal.
Tengo una relación (entre blogueros) con una venezolana, Gaby, que me ha hecho dudar si irme a su país. Creo que el sitio que busco allí lo hay, cosa que en el tuyo cada día lo dudo más, pero ha sido el racionamiento de medicinas al que los tiene sometidos el capullo de Chávez, el que me ha hecha echar marcha atrás. Mi psiquiatra me tiene dicho que el día que yo considere que estoy bien, como mínimo he de estar con los antidepresivos un año mas para evitar el efecto rebote.
Saludos