sábado, 5 de julio de 2008

Vocabulario feminista radical

La verdad es que este mundo no esta para reírse, o al menos así lo veo yo, pero de vez en cuando, es un excelente ejercicio de salud mental y yo ayer leyendo la revista la Clave en un articulo de José Luis Manzanares (Miembro permanente del Consejo de Estado), la verdad es que me destornillaba.
Todo empezó por una presidenta del gobierno, por vía matrimonio, que nos regalo con la palabra jovena; con posterioridad, una ministra, lo hizo con fraila y la ultima ha sido miembras por otra ministra.
No voy a transcribir todo el articulo, pero si me parece oportuna la referencia a los inmigrantes.
Hemos degradado tanto la lengua castellana que la mayoría de los inmigrantes colombianos o dominicanos, por citar un ejemplo, se expresan bastante mejor que muchos de los personajes televisivos. Quizás no hayan estudiado en un colegio de pago, pero manejan un rico vocabulario y ordenan correctamente el sujeto…
Ahí van algunas recomendaciones para acelerar su génesis a partir del sexo (no del genero) como hecho diferencial.
Lo primero será utilizar la “a” final en el singular de todo articulo, nombre o adjetivo referente al sexo débil (según la Ley de Violencia de Genero). Habrá adolescentas, testigas y habitantas, imbecilas, cabas, ponentas y contribuyentas. Y puestos a subrayar el sexo, tendríamos buas, serpientas y avestruzas. Por el contrario, habrá que cambiar la “a” por la “o” cuando de los hombres se hable. Cada cual y cada cuala en el lugar que le corresponda según la bendita y pequeña diferencia. Los centinelas varones serán centinelos, como las victimas, victimos y los prestamistas, prestamistos.
Consideración especial merecen las palabras acabadas en “ista”, donde el machismo ha ganado un terreno que no le corresponde. Habrá socialistos, artistos, futbolistos, taxistos, pianistos, medipensionistos y, naturalmente, machistos. Por analogía los jesuitas pasaran a llamarse jesuitos.
Sentados los anteriores principios, el femenino acompañara siempre al plural masculino. Los vascos y las vascas del del presidente o presidento Ibarreche serviran de ejemplo. Se hablara de vecinos y vecinas, de médicos y médicas, de buzos y buzas, y de cretinos y cretinas. En adelante el Congreso de los Diputados lo sera de Diputados y Diputadas, debiendo corregirse el en tal sentido el frontispicio de su sede de la Carrera de San Jerónimo. La Constitución se redactara conforme a los nuevos tiempos. Y lo mismo se hara con el Quijote, los Episodios Nacionales de Pérez Galdós y el Código Civil. Por ultimo, el “nihil obtast” y el “imprimatur” velarán por la formación de ciudadanas y ciudadanos (o al revés) en el nuevo espíritu nacionalfeminista o feministo. O lo que sea.

Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

Mau dijo...

Créeme que de tus últimas entradas esta era una de las pocas que no había leído, y me encantó, también me he reído un rato. Por acá pasa algo parecido, el feminismo radical como vos lo llamás cae en cada absurdo lingüístico que hasta que se le paran los pelos a uno.

NOTA APARTE: No seé si has leído a este amigo, últimamente ha estado un poco espaciado en sus escritos pero te voy a recomendar esta entrada para que sintás el sabor de un platillo costarricense o "criollo". Saludos amigo.

http://jaguar.ticoblogger.com/2008/

Mau dijo...

Corrijo el enlace:
http://jaguar.ticoblogger.com/2008/08/olla-de-carne.html