lunes, 21 de julio de 2008

La revista La Clave desaparece. Ser imparcial no cotiza

Después de la muerte de Franco, tuvimos un resurgir de revistas de información general, entre las que había, muchas parciales, a favor de un partido político, a favor de los empresarios, y de otros grupos de presión, pero hubo otras como fue el caso de Interviú, con unos excelentes reportajes de investigación y Cambio 16 que jugo a ser independiente. Tardó algo en que en las páginas de Interviú, apareciera el conato de otra, Tiempo, que es la única que perdura, a las otras, con el sibilino método de retirarle la publicidad institucional o empresarial, se las han ido cargando.
Puedes continuar leyendo... Un día sin saber como me encontré en una librería La clave, me extraño que una revista así se publicara, y le encargue a mi quiosquero que me la trajera. Con posterioridad, me vine a mi retiro, y en la papelería tampoco sabían de su existencia por lo que también la tuve que encargar, razón por lo que pienso que les ha faltado picardía empresarial. Hoy día lo que no se anuncia en televisión, no existe, pero puede que otra de las razones de su desaparición, es que en este puñetero país, solo se vende en lo que a revistas se refiere las publicaciones del chisme, de la calumnia y de las vísceras, como bien dice en su despedida José Luis Balbín.
Es curioso que la instigadora de su nacimiento, fuese una mujer. Mercedes Cort Gómez-Tortosa, que al exponer su dinero, decía que si no funcionaba, más se había perdido en Cuba. Su muerte al parecer ha sido definitiva. La Clave no ha sido esclava de los diferentes partidos políticos ni financieros.
Me quedo sin “El binóculo” y sin “El triangulo” con plumas como las de Martín Prieto y Egido por una parte y de Julio Anguita, Pablo Castellano y Pimentel por otra, entre los cuales no habia enfrentamientos sino que argumentaban sus posiciones. Luis González Seara, Martín Morales, Bernardo Souvirón, pero en especial mi admirado Heleno Saña, magnifico filósofo, exiliado en Alemania en su día, por su forma ácrata de ver el mundo, y que aquí nos lo negaban. Son varias las veces que a estos dos últimos los he traído a mi diario, en concreto el ultimo .
Sigo pensando, y cada vez me reafirmo más, que los que no estén a favor de los oligarcas, estorban en este mundo.
Me dejan sin uno de mis medios de información, aunque sigo pensando, que Internet, sabiendo separar el polvo de la paja, sigue siendo un peligro para esta manada de indecentes.


Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

mariana dijo...

Me parece que esta muy completo pero te faltan cosas como la fobia a las mujeres o a los niños, pero en general bien.