domingo, 19 de agosto de 2007

¿Por qué no opinas en este blog? Miedo a opinar

Lo mío es delito, pero delito de cárcel. Otra vez he tenido que formatear el disco duro, hacerle particiones y como no, el Windows Vista por narices, aunque por su culpa ha sido el formateo. Lo peor sacarme de la red todos los drivers de Toshiba. Como es lógico he estado sin conexión a Internet y aunque parezca coña lo que mas sentía, era que alguno de mis amigos, se hubiese puesto en contacto conmigo y yo no le hubiera correspondido; solo meter Google Talk, veo que no ha sido así y me quedo mas tranquilo.
Mientras me voy bajando utilidades, veo mi blog y pienso hacerle una reforma por lo inútil de una encuesta sobre el por qué la gente que me visita, no deja ningún comentario. A las posibles cuatro respuestas, en mas de un mes que lo llevo puesto no ha pinchado ni dios. Aquí si que me encuentro impotente. Me quedare sin saberlo. Voy a tener que creer que la causa es la que me decía mi amigo Mauricio y cito textualmente: Las entradas dedicadas al análisis de la vida nuestra o de los demás generalmente no reciben tantos comentarios pues a las personas les parece que su comentario mínimo debe estar a la altura de quien publica el artículo y teme estar por debajo de él. Incluso muchos no consideran una buena inversión de su tiempo realizar comentarios por el sólo hecho de aportar algo si no van a sacar ningún provecho de ello.
Expone dos razones. Ninguna de las dos debería de ser cierta. Cuando alguien ha sabido más que yo sobre el tema que sea, lo he escuchado atentamente y si al final no lo he comprendido del todo, siempre he recurrido a la frase: "Perdona que sea tan torpe pero has el favor de repetírmelo de nuevo". Con este método he aprendido muchas cosas en la vida, que otros por el temor de que lo tomen por tonto se han quedado sin saber. A la persona que le dices esto, normalmente se esfuerza porque comprendas algo que él ve tan claro. En cuanto que sea porque no la hace por no sacar ningún provecho de ello, no termino de creerme que en esta vida haya personas tan cicateras.

Búsqueda en Google de:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

José Manuel, amigo: hay gente que no opina porqué no tiene opinión. Otros son muy cerrados, tímidos, reservados, etc. Otros, sencillamente, no saben escribir ni les interesa. Y otros que no sufren depresión y no tienen necesidad de comunicarse desesperadamente (aunque no lo parezca...).

Caravaggio

José Manuel dijo...

Amigo Caravaggio, llevas razón en lo que dices, aunque a mí en los peores momentos de la mía, mi ex ya estaba tocada, y lo que sentía era temor de que me viera hundido; me decía que lo que tenia era mucho cuento, por lo que me encerraba en mi dormitorio y allí lloraba mis penas.
Es curioso, pero en días como hoy, me acuerdo del dicho “Igual que viene se va”, y digo como hoy, porque ayer me encontraba tan bien que disfrutaba de la felicidad. Hoy nada mas levantarme sabia no estaba bien, nada que ver con aquellos momentos, pero lo suficiente para desear que acabe el día cuanto antes. El motivo: El día esta con una calima que apenas deja ver el sol, pero bueno… ¡Algún día se nos ira!, tengamos paciencia.
Un abrazo

Anónimo dijo...

José Manuel: a pesar de mis malos momentos, creo que empiezo a ver una lucecita al final del túnel... No te lo creerás, pero entre otras cosas, me ha ayudado muchisimo descubrir tu Blog (descubrirte a tí). Espero que todo vaya mejorando para mi y para mis amigos de verdad (lo cual te incluye). Si algún dia se tercia y quieres, vengo a conocerte, a hablar, a disertar sobre las cosas y sobre todo a relativizar la vida... Creo que lo podrìamos pasar bien. He conocido, casualmente, una mujer que me está revitalizando más que una tonelada de Prozac. Me gustaría poder hablar de estas cosas contigo, un día, no muy lejano...

Caravaggio