lunes, 17 de marzo de 2008

Viaje astral o el placer de volar

Quiero recordar el tiempo que hace, de lo que voy a comentar, me sucedió, pero esta maldita depresión, ha borrado de mi existencia unos cuantos (Bastantes) años de mi vida por lo que me cuesta completar el hueco. En definitiva es que hace bastante, tuve un sueño; en el me veía volando, recuerdo perfectamente que sobre el mar, aunque el agua la veía muy oscura, por no decir negra y manejaba mi cuerpo a voluntad, girando a izquierdas o derechas o elevándome a gran altura y posteriormente haciendo unos picados en los que me mantenía en vuelo rasante sobre el agua, casi rozándola y esto ultimo es lo por decirlo de alguna forma lo que mas me divertía. Lo mejor del sueño, el bienestar que sentía. Que uno sueña todas las noches, es una cosa demostrada, por lo que este podía ser uno más, pero desperté con una sensación de no ya solo estar descansado, sino con parte del bienestar que había sentido durante mi magnifico paseo.
Pase el día sin acordarme, pero llego la noche siguiente, y al acostarme me acorde de lo bien que lo había pasado a lo que me dije que ojalá me volviera a repetir. Dicho y hecho; repetí mi experiencia. Cada vez hacia mas piruetas e incluso tocaba el agua con el cuerpo y así estaba hasta que me cansaba, dejaba el vuelo, seguía durmiendo, pero lo de despertar con el cuerpo relajado igual que el día anterior, también lo experimente. Seguí diciéndome, esta noche voy a volar y me di cuenta de que podía hacerlo la noche que quisiera, o sea que ya, no solo elegía mi sueño, sino que lo recordaba perfectamente y me servia para pasármelo bien no ya durante el mismo, sino al levantarme.
Cada vez fui espaciando mas las noches que decidía volar, puesto que aunque era placentero, se me hizo aburrido siempre hacer lo mismo. Pasó mucho tiempo antes de que volviera acordarme de esta experiencia, por aquellos tiempos mis prioridades eran otras, en especial el trabajo que me tenia sorbido el seso, y una noche me volví a acordar intente volar pero nada. A partir de ahí de tiempo en tiempo lo he intentado pero nunca mas lo he vuelto a conseguir.
Con nadie lo había comentado, pero una noche en Melicena, pueblo de la costa al que nos íbamos a veranear, en las noches que nos quedábamos en el rebalaje hasta altas horas de la madrugada, los temas de conversación eran muchos y ni se por qué se lo comente a un amigo y como si yo fuera un estúpido, me contesto: ¡Bah!, eso es un vuelo astral. Considere que era una cosa que le pasaba a todo el mundo, por lo que nunca mas lo comente hasta hoy que no se el por qué lo he rememorado. He puesto en Google viaje astral, y la verdad que las primeras cosas que he leído, me parecen mas bien gilipolleses; desde que el alma se separa del cuerpo y te ves tu mismo, cursillos para aprender a hacerlos y hasta lo mezclan con el tarot. Con más tiempo estudiaré este fenómeno. De una cosa estoy seguro, y es de que esos vuelos, yo los he experimentado, y de que durante mi depresión he sentido muy bien el dolor del alma por lo que igual recordaría si el bienestar que sentía era de esta ultima o del cuerpo y estoy muy seguro de que el placer era corporal. Lo investigare.

Búsqueda en Google de:

2 comentarios:

roxana dijo...

ay...no me confundas con toda esa advertencia que haces de esos virus y cosas que se me muestran y asustan jaja antes de decirte que.....

yo
tengo esos sueños.....
y mo som sueños tampocos....
y es horrible contarle esto a alguien
porque ,i espososo me cree loca......

tu puedes ser mi mejoramigo y mante astral para viajhar juntos'?

José Manuel dijo...

Pasa olímpicamente de los que no te crean. Tú y yo sabemos perfectamente que es verdad.
En cuanto a volar juntos, te prometo que lo intentare nuevamente y en caso de que lo consiga, te buscare.
Un saludo
¡Ah! Y dile a tu esposo que de loca nada