sábado, 5 de abril de 2008

Disputa entre neuronas de mi cerebro

Bajo ningún concepto es una lucha. No soy tan estúpido como para luchar contra algo que se que es muy superior a mi, y que también admiro, sin embargo lo veo divido en dos, uno el enfermo, el que tanto daño me hace y el otro que es con el que trato de comprender al primero, el que me hace ver las cosas bonitas que el primero no me deja alcanzar. Con esta parte que domino intento estudiar al otro, lo observo y pienso en cosas que pueda darle para que sane o al menos suavice estos malos ratos que me da. He descubierto, principalmente, que no tengo que forzarlo; si no le apetece hacer algo que la parte digamos consciente, cree que si puedo hacerla, lo mejor es dejarlo postergado, porque como la haga, su venganza es terrible; me hunde. También se muy bien que no puedo hacerle proyectos; si esa cosa que dejé pendiente, le pongo fecha para hacerla, lo recuerda muy bien y no me deja hacerla, lo mejor es dejarla que ella elija el momento. Cuando en algún momento, por circunstancias, sea ir a un juzgado, o llevar el coche a la ITV en una fecha determinada, tengo que contradecirla, parece que esa parte desapareciera, pero una vez cumplido el trámite, toma venganza contra mi cuerpo dejándomelo muerto.
Tampoco entiendo el por que tiene dos formas de hacerme daño. La peor es la que me hace pasar un estado de ansiedad en la que me duele el alma. Aunque la alivio bastante con ansiolíticos, el final es que me agota. Nada que ver con la ansiedad que sufría en los peores momentos de mi enfermedad, en la que no había medicina que me la calmara y era tal el dolor que prefería la muerte antes que padecerla. La segunda es la que sin aparecer la ansiedad, ya me despierto agotado y cuando digo agotado no solo me refiero a la parte física de mi cuerpo, sino a esa parte enferma de mi cerebro, que es de donde fluyen las ideas, la cual queda anulada/cansada.
Solo he descubierto un remedio para calmarla y es bañarme en la piscina con el agua lo mas fría posible, ahora vengo de hacerlo, aunque hay veces que he notado cerca la hipotermia. Me deja todo mi ser en una especie de bienestar, que lo cambio por el agua de la Antártida.
Se que el efecto de los antidepresivos es a largo plazo, por lo que tengo complejo de idiota por no descubrir soluciones, como el caso del agua fría. Se que no hay ningún Psiquiatra que pueda descubrirlas mejor que los que padecemos esta maldita enfermedad. También es verdad que con los que he hablado que la hayan padecido, mi primera pregunta es como notaron que les desapareció y todavía ninguno me ha dicho que lo recuerden, lo que me hace pensar aquello de que igual que viene se va, o sea sin hacer ruido, cuando menos me lo espere.

Búsqueda en Google de:

6 comentarios:

Rosa dijo...

Te he encontrado por casualidad ya que buscaba información acerca de los zaoris y me ha aparecido tu blog en el google.
He tenido la increible oportunidad de conocer a un hombre que goza de este don y después de haber sentido yo misma la existencia de esta energía (en la que no creía)no me queda más que cuestionarme todos los canones del conocimiento que hasta ahora he tenido en mi cabeza...
El caso es que he encontrado tus escritos y me ha parecido tan interesante todo lo que he leido... no dejes de escribir, las personas como yo te lo agradecerán... Gracias.

José Manuel dijo...

Ni te imaginas la alegría que me has dado. Yo me tengo por un bicho raro, porque a pesar de los ciento y pico de visitantes que tengo todos los días, se pueden contar con los dedos de una mano los que me dejan algún comentario. Pensaba estaba en otro mundo y que lo escribía a pocos o a nadie le interesaba.
La verdad es que tampoco escribo con esa intención. Vivo aislado del mundo, va para tres años, y como digo al principio mis perros no me entienden, así que me desahogo con este aparato que tengo frente a mi, así que las gracias a ti.
Un abrazo

Rosa dijo...

Pues me pareció tan bonito y profundo lo que decías que necesitaba decirtelo y como no tenía un blog me creé uno solo para comunicarme contigo... estoy segura de que más de uno siente como tú, o si no, debemos ser los dos un par de bichos raros! Aunque no sea una situación agradable la que estás viviendo, para mi eso es estar en contacto con la vida y no aquellos que solo ven lo superficial y fácil... solo las almas frágiles entienden lo que es SENTIR en todas sus formas...
Un abrazo.

José Manuel dijo...

Amiga Rosa, como podrás observar a veces escribo de temas mas o menos profundos y otras de chorradas. Me imagino que al igual que a todo el mundo me influye el estado de ánimo, pero lo que, como te dije, pretendo es comunicarme. Tu también escribes cosas muy bonitas; es una pena que no hayas acabado tu blog y en el expresaras también tus ideas, además de que con seguridad seria muy interesante, te podría conocer mejor.
Dos cosas: Bajo ningún concepto quiero crearte la obligación de hacerme comentarios, pero en caso de que de lo hagas, lo puedes hacer en cualquiera de mis escritos, Blogger me manda un correo electrónico a Gmail diciéndome que tengo un comentario y en que entrada.
Anímate y escribe en tu blog
Un abrazo

Rosa dijo...

jaja... no me siento obligada lo hago porque me gusta.

A mi también me gusta escribir lo que siento, de esta forma le quito importancia a cosas que te concomen por dentro y me quedo mucho más agusto... aparte creo que es irremediable en todo el mundo el deseo de comunicarse de alguna forma...

Empezaré a publicar cosas en mi blog y me animaré a escribirte en otras entradas opiniones y pensamientos en general. Simplemente escribí aquí por comodidad y costumbre...no sé.

He leído muchas cosas tuyas y me hace gracia cuando te cabreas y dices tan sinceramente las cosas, tienes un estilo muy personal y con mucho carácter! eso está bien hombre... me gusta la gente así :)

Hasta pronto!

Anónimo dijo...

Este me ha sonado mucho... es muy de mi hoy... pero yo no tengo piscina, así que probaré con una duchita de agua fría... Un beso.
P