lunes, 21 de abril de 2008

Telediarios. Qué recordamos al final de los mismos

Es casi toda la vida la que llevo escribiendo mis diarios; en ellos no hago filosofía de lo pasado, simplemente anoto lo que me ocurrió el día anterior. Para mi es una obligación como cualquiera otra y son muy pocos los espacios de tiempo en los que he dejado de escribirlos, sobre todo en los peores momentos de mi depresión en los que todo me importaba un carajo, o mejor dicho, lo que me importaba era ver la forma de hacer un viaje fuera de este mundo. Pasados esos momentos, retomaba la escritura en los mismos y quería dejar constancia del máximo de los días atrasados, pero cosa inútil, del día de ayer te acuerdas perfectamente de todo lo que te paso, de anteayer, tienes que ir hilvanando un hecho con otro y de tres días anteriores, tienes que hacer verdaderos esfuerzos de memoria y lo normal es que no consigas recordar apenas nada. Pensaba que eso me ocurría porque mi cerebro enfermo él, no trabajaba normalmente, pero ya con posterioridad, de tarde en tarde hago la gimnasia de recordar lo pasado hace tres días y al parecer no es cuestión de cerebro enfermo, sino que este, excepto hechos puntuales que mete en el baúl de los recuerdos, lo rutinario lo va desechando y con una rapidez asombrosa.
Ante la duda de si soy un anormal, de vez en cuando, se me ocurren ejercicios de memoria y la cosa es mas grave de lo que yo creía. En los noticiarios que dan las televisiones, al comenzar hacen un resumen de lo que van a decir y al final lo repiten de lo que han dicho. Pues bien, si de antemano no te has propuesto intentar recordarlo todo, al final de lo que han relatado y más, acompañado de imágenes, el cerebro, sin por supuesto, haber hecho ningún estudio serio, estaría por apostar que no recuerda ni el diez por ciento del total. ¿Y de un partido de futbol? Cuantas jugadas recordamos al final. De pequeño me enseñaron a memorizar y sigo sabiendo hacerlo, por lo que me pregunto si lo que me pasa a mi es anormal o es común al resto de los mortales. Algún día lo descubriré.
Mi gran incógnita, el cerebro.

Búsqueda en Google de:

1 comentarios:

Rosa dijo...

Yo también me cuestiono mucho el mecanismo de este aparato que tenemos colgado aquí arriba... sería asombroso conocerlo, pero aún estamos a años luz...

Referente a la memoria comencé a leer un libro de Ramón Campayo "Desarrolla una mente prodigiosa" pues me llamó la atención que este hombre tubiera los records que tiene en memorización en series de cifras y números sin ninguna relación entre ellos. Lo poco que pude sacar en claro, ya que no lo terminé de leer, es que lo que realmente se graba en nuestra mente son los sucesos extraños, distintos o novedosos que nos provocan impacto... vamos que poco se recuerda... en cuanto nos hacemos mayores y perdemos la inocencia ya no nos impresiona nada, y más en los tiempos que corren... sino que se lo digan a los del telediario a ver que recuerdan ellos aún después de tanto bombardeo...